HABLEMOS DE DEPORTE

Autor: Patricio Sánchez  (Master en Gestión Empresarial del Deporte – Universidade de Vigo)

Con la vista puesta en el mes de agosto (que es una forma “elegante” de decir que hay muchas ganas de coger vacaciones), me gustaría cerrar la temporada compartiendo una serie de reflexiones que se alejan un poco de las habituales siempre relacionadas con el aspecto más económico del deporte.

Aunque bien es cierto que la economía lo toca todo, procede desde estas líneas hacer una reivindicación de la esencia del deporte en su estado más puro y como herramienta o instrumento para que nuestra sociedad siga avanzando.  Son muchos y muy variados los retos que pueden, y deben, contar con la actividad deportiva y es buen momento para dejarlos aquí plasmados y compartirlos con los lectores del blog.

El deporte es educación.  Siempre lo ha sido y lo debería ser mucho más.  Por ello, la iniciativa promovida desde el Consejo Superior de Deportes de incluir una hora más de Educación Física a la semana en los colegios de primaria, debe ser el inicio de un ambicioso programa que contemple de manera integral todas las etapas educativas, incluyendo el deporte universitario que sigue siendo, a día de hoy, una de las grandes asignaturas pendientes en nuestro país.

El deporte es integración.  Si algo caracteriza a una sociedad desarrollada es su compromiso con los estratos de la población menos favorecidos y con más dificultades.  Nuevamente aquí la práctica deportiva puede jugar un papel determinante por los beneficios en cuanto a sensibilización y respeto del mismo.  De hecho el denominado “deporte inclusivo” goza de un amplio reconocimiento en países como Estados Unidos, Australia o Reino Unido, al tiempo que en España ya existen iniciativas en este sentido, como la de Down España, que deberían ser tomadas como ejemplo.

El deporte son valores.   Toda persona que haya practicado algún deporte y, por tanto, haya competido, sabe de la importancia de cumplir unas normas.  Esa necesidad de que exista algún tipo de reglamentación, inherente a la actividad deportiva, es fácilmente extrapolable a cualquier ámbito profesional y personal.  La vieja máxima, recientemente recordada por Miguel Juane en un artículo periodístico, de que “unas veces se gana y otras se aprende” no puede estar más de actualidad.

El deporte es política.  Y aquí cuando se habla de política se hace en el más noble sentido del término puesto que la comunidad deportiva ha dado buena prueba de que, cuando es usada adecuadamente, el alcance de sus actuaciones es de muy largo recorrido.  Un buen ejemplo en ese sentido es la bandera olímpica que permite a deportistas participar en eventos deportivos al margen de cualquier situación de conflicto, teniendo como último referente la participación de refugiados en los pasados Juegos Olímpicos de Rio.

El deporte es igualdad.  Asistimos en este sentido a un momento de cambio transcendental.  Personalmente pienso que la justificada reclamación del deporte femenino ya está siendo superada por otra realidad.  Toca ahora hablar de deporte mixto que permita reflejar lo que es la realidad social de un territorio, esto es, hombres y mujeres juntos.  En este sentido, la incorporación al programa olímpico de Tokio de las pruebas de relevos mixtos en las disciplinas de atletismo y natación me parece el inicio de algo muy importante que está por llegar.

El deporte es superación. Ante cualquier amenaza o dificultad, bien a nivel individual o colectivo, es importante tener referentes de cómo es posible superarlos.  Otra vez más, el deporte nos da valiosas pistas en este sentido.  Por tanto, antes las fenómenos actuales que acechan al deporte de hoy en día como la violencia, el amaño de partidos o el dopaje deben establecerse, en línea con lo apuntado por el Consejo Superior de Deportes, medidas contundentes y la cooperación de todos los agentes implicados.

Y finalmente, pero lo más importante de todo, el deporte es salud y calidad de vida. No existe mejor manera (ni más económica tampoco) de garantizar un nivel de vida adecuado para una sociedad que la práctica deportiva.  Tal y como apunta el Ministerio de Sanidad, es un hecho constatado la mejora de la salud con la práctica moderada de actividad deportiva diaria tanto por sus beneficios fisiológicos como sociales.  Además, esto es especialmente relevante en etapas tan cruciales como la infancia y la adolescencia que marcan el resto de la vida de una persona.

Por todo lo aquí señalado, hablemos ¡y mucho! de deporte, porque solo nos puede traer cosas buenas.  ¡¡Feliz y deportivo verano para todo el mundo!!

Anuncios

NUEVO CONVENIO NBA

Autor: Iago Presas (MBA Deporte Universidade de Vigo)

Los convenios de la NBA a lo largo de su historia han dejado curiosas historias llegando incluso a parones de hasta 5 meses en la competición (año 2011). Dicho convenio entrará en vigor el próximo 1 de Julio y estará en vigor durante siete temporadas (2023-24).

Resumiendo un poco, el acuerdo para que se revisase el antiguo convenio llego un día antes de que acabara el plazo. Uno de los puntos más importantes de este acuerdo es que los ingresos de la televisión, van a pasar de 4.000 a 8.000 millones, que la temporada empezará más pronto pero la pretemporada se acortará y no habrá tantos partidos consecutivos (4 en 5 noches). Este aumento provocará una subida de los salarios fijos de los deportistas.

Los jugadores van mantener entre el 49 y 51% de los ingresos relacionados con el baloncesto. A partir de ahora los clubes podrán ofrecer contrato a jugadores que superen los 36 años llegando a los 38 con el nuevo acuerdo.

Teniendo en cuenta todo esto, y sabiendo lo diferente que es el deporte en EEUU de aquí en Europa, personalmente se me plantea una primera pregunta: ¿Cobrarán más los agentes o representantes?

Como hemos visto en las dos sesiones de contratación de trabajadores, hay unos limites para las ganancias de los representantes y sobre todo las leyes que hay y que regulan estas acciones deportivas.

Observando casos reales como el convenio de la Liga Profesional de Futbol está claro que aquí la filosofía es totalmente diferente, apostando por la obtención de resultados deportivos, sin embargo allí ya sabemos que sólo buscan los beneficios. Sin embargo, al hablar de los representantes no creo que haya mucha diferencia en cuanto a una idea clave, si se van a multiplicar por dos los ingresos televisivos, estos cobraran más. Si hay más dinero en el mercado, todas las partes se ven beneficiadas.

Ahora los equipos cuando un jugador se quiera ir podrán ofrecerle un contrato con más dinero, lo cual hará que los clubs mantengan a sus estrellas. Esto ayudara a que la competición tenga más interés de cara al aficionado porque cada equipo tendrá estrellas y no todas se irán al mismo equipo.

Personalmente opino que esto todo tiene su origen en el fichaje de Kevin Durant por los Warriors, dónde se dieron cuenta de que si no modificaban el actual convenio seguiría pasando lo mismo.

Más beneficios que aportará el nuevo CBA es que las plantillas van ver aumentado su número de jugadores, pasando de 15 a 17. Y una de las cosas que más pedían los jugadores, reducir el back to backs (partidos consecutivos): con el nuevo convenio se acortará la pretemporada y se permitirá reducir el número de duelos en noches consecutivas. A mayores también está planteado eliminar el cuatro en cinco: cuatro partidos en cinco días.

BIBLIOGRAFÍA:

ROBERTO DURAN Y VINNI PAZIENZA SE VUELVE A CRUZAR (ESTA VEZ EN LA GRAN PANTALLA)

Autor: Angel Barajas (SETrg; ID Lab)

bled-for-thisResulta curioso que en 2016 se estrenaran dos largometrajes sobre boxeo con protagonistas que se disputaron el título mundial de Supermedios en 1994. Dos grandes boxeadores, Roberto “Mano de Piedra” Durán y Vinni Pazienza, que se encuentran de nuevo en la gran pantalla en 2016. Jonathan Jakubowicz cuenta la historia de Roberto Durán (Edgar Ramírez) en “Hands of Stone”. Robert de Niro interpreta el papel de su entrenador, Ray Arcel. Por su lado, Ben Younger narra la increíble historia de superación de Vinni Pazienza (Miles Teller) en “Bleed for this”. En este caso, el entrenador, Kevin Roney, está encarnado por Aaron Eckhart.

Aquel combate de 1994, lo ganó Vinni Paz a los puntos. En cuanto al actual, según los datos de IMDB, el presupuesto de la película sobre su vidahands-of-stone fue de 6 millones de dólares recaudando 2.366.810$ en la semana del estreno. Por su lado, la película sobre Roberto Durán triplicó el presupuesto pero su recaudación en el estreno se quedó en 1.751.388$. Parece que también en los cines el boxeador italo-americano gana al panameño.

En cualquier caso, se presentan dos historias sorprendentes llenas de dramatismo, con éxitos y fracasos, con excesos y sacrificios, con afán de superación. Todo ello contado con crudeza lo que ha supuesto que ambas películas hayan sido calificadas R. En cualquier caso, interesantes historias de las que se puede aprender a no tirar nunca la toalla.

Para los aficionados al boxeo, el combate original se puede ver aquí:

LIDERAZGO Y DEPORTE

Autoras: Tania Álvarez Conde (Grado en Educación Social) & Cristina Alonso Teixeira (MBA Deporte Universidade de Vigo).

Desde un pequeño grupo de amigos/as, pasando por un grupo de trabajo y hasta el actual equipo Campeón de Europa necesitan de alguien que marque el camino, aliente al equipo, coja las riendas cuando las cosas van mal, levante la moral a sus compañeros/as, imponga su autoridad, etc. Necesitan, por tanto, tener un/a líder.

El liderazgo es un término ligado a conceptos diversos y con connotaciones dependientes de la perspectiva de cada individuo que se detiene a analizar el concepto en sí. Relacionado (el liderazgo) con términos como el poder, la influencia, la autoridad e incluso la personalidad es una figura la del líder causante de un efecto sobre otros sujetos (Canto, 1994).

¿Qué es en realidad el liderazgo? Es el proceso de la conducta que permite generar una influencia en los individuos y grupos llevándolos hacia metas y objetivos establecidos (Barrow, 1977). Poco más de una década después, Bass (1990) citado por Hernández y Canto (2005) define el liderazgo como una interacción de varios individuos que, implica la estructuración o reestructuración de la situación y, de las percepciones y expectativas de los miembros del grupo. Dicho de otro modo, los/as líderes son agentes de cambio que incentivan o modifican la motivación y competencias del grupo al que pertenecen.

¿Qué ocurre en el deporte y cómo influye la presencia o no de líderes en deportes de equipo? Antes de nada es necesario matizar que la figura del líder puede darse también en deportistas individuales que en ciertas circunstancias, como por ejemplo en dobles de tenis, pueden implementar ciertas cualidades de un líder que solo se desarrollan cuando está dentro de un colectivo. Si bien es cierto que existen ciertas conductas de un/a buen/a líder como la motivación, que se pueden llevar a cabo con diversas técnicas en el o la propia líder: por ejemplo, la automotivación.

Si nos centrarnos en el liderazgo deportivo encontramos autores como Molina (2014) que catalogan el liderazgo, deportivo, como una habilidad técnica desarrollada por un individuo cuya finalidad es la mejora continuada de aspectos grupales. Esto se produce a través del desarrollo de un proceso dinámico e interpersonal (entre entrenadores/as y atletas o entre un/a jugador/a cuyo rol es ser líder y los demás).

En la mayoría de los deportes de competición el vínculo entre el o la entrenadora y los/as deportistas que, implica una relación estrecha e intensa que se considera elemental para alcanzar mejores resultados deportivos. Esta relación también se produce, con diferentes grados de intensidad entre jugadores/as de una misma plantilla (Ruiz, 2006). No obstante, los grupos deportivos cuentan con dos tipos de liderazgos según Carron (1988) citado por Hernández y Canto (2005) los/as líderes formales y el llamado liderazgo informal (Tabla 1). Hay que tener en cuenta que puede darse perfectamente que un sujeto en una época se situé como líder formal y posteriormente pase a un plano informal y viceversa.

Tabla 1. Tipos de líder.

Tipo de líder Descripción Ejemplos
Formal Personas reconocidas en su ámbito que tienen responsabilidades respecto a su grupo tales como los/as entrenadores/as y capitanes/as. En su época Raúl González en el Real Madrid. Su sucesor Iker Casillas que sin ser un líder nato en cuanto a características definitorias del mismo se englobaría en esta categoría.

En el caso de entrenadores ejemplo de ello son Zidane, Guardiola, o Diego Simeone y su actual papel en el Atlético de Madrid CF. En el caso del futbol español femenino destacan: Laura Torvisco y Milagros Martinez en cuanto a entrenadoras y como capitanas: Vero Boquete en futbol, Laia Palau en Baloncesto, en su momento Andrea Fuentes en natación y Iraia Iturregui en su época de jugadora en el Atlhetic.

Otros ejemplos: Michael Jordán, Bufón en la Juventus, Felipe Reyes, etc…

Informal Sujetos considerados como muy influyentes por los individuos miembros de la agrupación, independientemente de si se trata o no del capitán del equipo Sin lugar a dudas este tipo de líder es aquel que aunque no tenga un respaldo “cargo” por ejemplo de capitán influye de manera directa en el grupo. En la época de Xavi Hernández como capitán del FC Barcelona, Messi ejercía de líder sin tener un papel de capitán en el conjunto azulgrana; misma situación en la era Mourinho en el Real Madrid CF con C. Ronaldo. Otros ejemplos de este tipo de liderazgo son Antoine Griezman, Pau Gasol en su paso por los Lakers o Rafa Nadal en la Copa Davis. En la época de la mencionada Andrea Fuentes en natación como capitana en el equipo de sincronizada también Gemma Mengual tenía un fuerte papel en el grupo aunque no la respaldase la capitanía.

Fuente: elaboración propia a partir de Hernández & Canto (2005).

Por ende, un/a líder no debe crear sujetos subordinados, sino, sentir una vocación de liderazgo disfrutando de un equipo de seguidores que se consiguen a través de una variedad de técnicas que se pueden alterar según diferentes aspectos influyentes como los factores situacionales y factores personales. Todos ellos pueden condicionar fuertemente el comportamiento de cualquier líder (Chelladurai, 1990; citado por Ruiz, 2006).

Decir que el liderazgo no es una parte esencial en la estructura de un equipo deportivo es algo sumamente falso, ya que es determinante en la efectividad del grupo y, por ello, en el triunfo y la victoria (Hernández y Canto, 2005). Esto hace que la influencia de un/a líder se vea reflejada, obviamente debido a su carácter inmaterial es difícil de cuantificar, en el carácter del equipo en el campo y consecuentemente en el resultado del equipo. Este, el resultado del equipo si es positivo crea un refuerzo anímico y de estado general que genera un clima distendido que a su vez vuelve influir en el estado del equipo. Las victorias se traducen en más afición, a más afición más ingresos, a más ingresos más inversión, a más inversión más talento, a más talento más posibilidades de generar victorias (Rodríguez, 2012).

En definitiva, un buen liderazgo puede ser la pieza inicial y complementaria para que un equipo vaya por la buena senda deportiva y económica. Dicho de otro modo, se debe tener en cuenta el enfoque socio métrico del equipo con el objetivo de mejorar las interrelaciones de los propios individuos del colectivo obteniendo información sobre los tipos de relaciones de los propios sujetos. Sin embargo, son muchos los/as profesionales del ámbito social que afirman que está podría ser una de las materias más importantes para el rendimiento de un equipo deportivo (Casales, González & Caballero, 2013; Hernández & Canto, 2005).

La relación entre el liderazgo y el rendimiento del equipo está sujeta al comportamiento del sujeto por sí solo, a la relación entre el grupo y del grupo con el primero. Si uno/a buen/a líder conlleva un buen rendimiento este se traducirá en un posible aumento porcentual de victorias que finalmente generara mayor recursos económicos derivados del espectáculo deportivo.

Bibliografía:

Barrow, J. C. (1977). The variables of leadership: A review and conceptual framework. Academy of Management Review, 2(2), 231-251. Doi: 10.5465/AMR.1977.4409046

Canto, J.M. (1994). Psicología social e influencia. Estrategias del poder y procesos de cambio. Málaga, España: Aljibe.

Casales, J. C., González, E. & Caballero, A. (2013). Estilos de Dirección, Liderazgo, Procesos Grupales y resultados competitivos en equipos de fútbol Sala. La Habana, Cuba: Universidad de la Habana.

Hernández, A. & Canto, J. (2005). El liderazgo en los grupos deportivos. En A. Hernández. (Ed.), Psicología del Deporte (Vol. I)- Fundamentos 2 (pp. 6-28). Buenos Aires, Argentina: Editorial Wanceulen, S.L.

Molina, V.A. (2014). Estilos de liderazgo en equipos de fútbol juveniles (16- 18 años) de la provincia de Granada y su relación con los climas motivacionales generados por los entrenadores. (Tesis doctoral).Universidad de Granada. Granada, España. Recuperado de http://hdl.handle.net/10481/34694

Rodríguez, P. (2012). La economía del deporte. Estudios de economía aplicada, 30 (2),  1-23.

Ruiz, R. (2006). Diferencias de liderazgo en entrenadores de judo a nivel competitivo. Cuadernos de Psicología del Deporte, 6(2), 21-38.

The Players’ Tribune

Autor: Javier Abuín (MBA Deporte Universidade de Vigo)

Con la aparición y el habitual uso de las redes sociales, la comunicación deportiva ya no es algo exclusivo de los grandes medios de comunicación. Ahora son los propios deportistas los que pueden hacer llegar sus mensajes a los aficionados, pero hasta hace poco las grandes noticias seguían siendo exclusiva de los medios tradicionales que retransmitían en prime time temas tan importantes como la confesión de Lance Armstrong por dopaje, la retirada de cualquier estrella del fútbol profesional y toda noticia con un impacto mediático importante. Esta situación ha cambiado con la consagración de una plataforma como es The Players’ Tribune.

theptLanzada el 1 de octubre de 2014 por Derek Jeter, famoso ex jugador estadounidense de Béisbol, se trata de una plataforma que permite que los atletas profesionales cuenten su propia historia en un medio de comunicación, llegando directamente a sus públicos y sin tener que pasar por manos de la prensa tradicional. Con esto los deportistas evitan la polémica, aclaran los contextos y ofrecen su propio mensaje sin ningún tipo de intoxicación.

derek

Esta plataforma ofrece a los atletas herramientas para desarrollar y crear contenidos de calidad que van desde artículos escritos en primera persona a vídeos, podcasts, galerías de fotos… Todos estos contenidos están elaborados por los propios deportistas con el apoyo de un amplio equipo de editores que ayuda a los atletas a compartir sus ideas y pensamientos de manera regular. La misión de The Players’ Tribune es transformar la forma en la que los atletas comparten su información, ofreciendo un lugar donde poder hablar libremente, sin preocuparse como se interpretan sus palabras y acerándolos directamente a los aficionados.

Algunas de las comunicaciones más sonadas pueden ser cuando Kevin Love (jugador de baloncesto estadounidense) anunció que volvía a Cleveland Cavaliers a través de una publicación, Tiger Woods (ex jugador de golf estadounidense) se defendió del ataque de un periodista con un artículo, David Ortiz, (jugador de beisbol dominicano) se defendió de las acusaciones de consumir esteroides o más recientemente Ronaldinho (futbolista brasileño) repasó su carrera en una carta dirigida a el mismo de pequeño. Pero entre todos los artículos publicados en The Players’ Tribune, la carta publicada por Kobe Bryant (ex jugador de baloncesto estadounidense) es sin duda, el artículo con más repercusión que ha publicado este medio.

kb

Con estas premisas ya son numerosos los atletas que han contribuido en este medio con varias piezas sobre temas sociales o de salud, llegando a ganarse los elogios de otros medios deportivos. Este hecho nos hace preguntarnos si The Players’ Tribune es la nueva vía de comunicación entre deportistas y aficionados. Está claro que desde el medio no se busca eliminar los medios de comunicación tradicionales, ya que ellos no cubren el día a día de los deportes, sino que pretenden dar voz propia al deportista, para que pueda expresarse más allá de hacerlo en sus redes sociales.

 

Estrellas en la ruina: el lado oscuro de la economía del deporte en EEUU

Autor: Pablo López (MBA Deporte Universidade de Vigo)

En el mundo de las grandes ligas profesionales, un concepto en particular destaca más en unos lugares que otros, la quiebra, un término bastante familiar en EEUU para los jugadores retirados de sus grandes campeonatos.

Para aimagen_bankruptcy.pngdentrarse en este tema es necesario destacar lo publicado por Torre (2009) en Sports Ilustrated, en cuyo artículo resalta que el 78% de los jugadores de la NFL entran en quiebra o se suicidan en los 3 siguientes años a retirarse y se estima que el 60% de los jugadores de la NBA van a la quiebra en los siguientes 5 años después de retirarse profesionalmente. Originalmente, esta última afirmación fue revelada por un representante de la NBA Players Association en 2008 en la revista Fortune.

Para poder entender mejor esta situación particular por la que atraviesan numerosos deportistas, es necesario conocer un aspecto fundamental, y no es otro que la realidad de que la vida profesional de un deportista es relativamente corta. De hecho, Badenhausen (2015) resalta que en la vida de un deportista profesional existe un periodo de ganancias altas, pero en un periodo mucho más corto que en cualquier otra profesión. La media de la vida profesional en EEUU para el baloncesto, el fútbol americano y el béisbol es de tan solo 4,5 años, 3,2 años y menos de 5 años, respectivamente. Esto último claro está, se refiere al momento en el que el jugador accede a las grandes ligas, y si bien es conocido que los grandes jugadores de la NBA pueden alargar su vida profesional hasta 10 años, la realidad es que un gran porcentaje lo abandona mucho antes.

En el documental “Broke” de ESPN se relata como los jugadores tienen que empezar de cero en numerosas ocasiones durante su vida profesional. Con empezar de cero se refiere a cada vez que un equipo de otra ciudad compra jugadores. Estos deportistas tienen que pagar grandes porcentajes a sus agentes, abogados y asesores financieros que no siempre buscan el mejor interés para los jugadores, si no para ellos mismos. Además, tienen que enfrentarse al “jock tax” que es un tipo de impuesto especial que tienen que pagar los jugadores en cada estado donde jueguen un partido. La peor parte se la llevan los jugadores de béisbol, ya que están sujetos a altos tipos impositivos tanto a nivel federal, estatal como local. Para hacernos una idea, si un jugador juega fuera de casa en 20 estados diferentes, este va a tener que pagar impuestos en cada estado, lo que hace que el jugador llegue a sobrepasar una tasa de más del 50% en impuestos.

Según Badenhausen (2015) los sueldos medios en las grandes ligas de EEUU durante la temporada 2013-2014 fueron de 4.9, 3.82, 2.58 y 2 millones de dólares para la NBA, MLB, NHL y NFL respectivamente.  Por otro lado, el salario mínimo osciló entre 420.000 dólares y 550.000 en el 2014 dependiendo de la liga. Adicionalmente, también resulta de interés conocer los mejores salarios que existen en la actualidad. Para ello se ha recopilado los 5 jugadores mejor pagados de cada liga (NBA, MLB, NFL, NHL) para posteriormente hacer un ranking global, visualizando así, la realidad de los salarios que cobran las grandes estrellas en EEUU. Dicha clasificación aparece reflejada en la siguiente tabla.tabla_contituloyfuente

Una vez se ha contextualizado el tema a tratar, resulta de especial interés destacar que jugadores tan importantes de la NBA, como Allen Iverson que ganó más de 160 millones de dólares, o Antoine Walker con unas ganancias de más 110 millones de dólares en su vida profesional, ambos acabaron en la ruina (Fisher, 2015).

¿Cómo es posible que exista un alto porcentaje de jugadores que van a la quiebra?

A continuación, se resumen los principales motivos recogidos por Torre (2009) en Sports Ilustrated y los expuestos en el documental Broke (Corben, 2012):

  • Falta de asesoramiento o de planificación financiera: muchos deportistas desconocen totalmente el mundo de las finanzas, conceptos como la inversión, los impuestos o el ahorro son totalmente desconocidos para la mayoría de los atletas.
  • La cultura americana: algunos deportistas se sienten obligados a proporcionar apoyo financiero a la familia, amigos e incluso conocidos. El problema llega cuando termina la carrera del deportista y se acaban los ingresos. Las hipotecas, los terrenos sin valor, las malas inversiones, y sobre todo el “temido divorcio” (bienes gananciales) junto con las pensiones alimenticias hacen que el deportista pierda drásticamente todo su dinero.
  • La falta de conciencia de la rapidez con que una carrera puede terminar: el deportista se olvida de que los actuales ingresos no van a durar eternamente, y que su carrera profesional se puede acabar por una lesión o pérdida del rendimiento en el juego.

En definitiva, se trata de un problema que se ha enraizado en el deporte estadounidense, en donde las estrellas con grandes salarios acabarán puntualmente arruinadas según la estadística.

A modo de crítica, se podría decir también que es un problema base, donde las universidades deberían sentir algo de responsabilidad y educar a sus jugadores en aspectos financieros, ya que gracias a ellos ganan grandes cantidades de dinero. Enseñarles que no solo existe la acumulación de dinero, sino que también es importante la transición y sobre todo la jubilación.

Actualmente las ligas y las asociaciones de jugadores intentan mentalizar a los deportistas de este problema. Ahora corresponde al deportista seguir estas recomendaciones.

Referencias

Badenhausen, K. (2015).  Average MLB Player Salary Nearly Double NFL’s, But Still Trails NBA’s. FORBES. Recuperado de: http://www.forbes.com/sites/kurtbadenhausen/2015/01/23/average-mlb-salary-nearly-double-nfls-but-trails-nba-players/#473788cb269e

Corben, B. (Director, productor), Cypkin, D. (productor) & Spellman, C. (productor). (2012). BROKE [Pelicula]. EEUU.: ESPN Films 30 for 30

ESPN (2016). NBA Player Salaries. ESPN. Recuperado de http://www.espn.com/nba/salaries

Fisher, B. (2015). 15 NBA Stars Who Went Broke. THERICHEST. Recuperado de: http://www.therichest.com/sports/basketball-sports/15-nba-stars-who-went-broke/

SPOTRAC (2016). Rankings. SPOTRAC. Recuperado de www.spotrac.com

Torre, S. P. (2009). How (and Why) Athletes Go Broke. Sports Ilustrated. Recuperado de:  http://www.si.com/vault/2009/03/23/105789480/how-and-why-athletes-go-broke

Conor Mcgregor, carisma, polémica y venta de imagen en el deporte.

Autor: Álvaro García Fernández (MBA Deporte Universidade de Vigo)

conor-mcgregorLa realidad en algunos casos supera a la ficción, imagínense a un joven muchacho irlandés que debe recurrir a la beneficencia para poder comer, gran seguidor del Manchester United, juega al fútbol. Tras ser sometido a acoso por parte de algunos chicos de su edad se introduce en el mundo de las artes marciales mixtas, en primer lugar con el único objetivo de defenderse. Al ver que tenía potencial en este ámbito, decide abandonar el fútbol para centrarse de pleno en las artes marciales, compaginándolo al principio con su trabajo como fontanero ayudando a su padre [1]. A día de hoy ese chico es uno de los deportistas mejor pagados del mundo y la estrella absoluta del Ultimate Fighting Championship UFC.

No es necesario que se lo imaginen pues existe, su nombre es Conor Mcgregor. ¿Pero qué hay detrás de esta vertiginosa progresión? En primer lugar hay calidad en cuanto a la acción deportiva se refiere pero ¿Es esto suficiente? La respuesta es no.

Lo que diferencia a Conor de otros luchadores principalmente es su imagen, una estética muy cuidada que busca potenciar su carácter e impresionar a sus rivales. Suele vestir ropa muy llamativa y cuida su corte de pelo, de hecho se ha convertido en el mayor icono de la moda en Irlanda en los últimos 20 años [2].

Por otra parte complementa dicha imagen con su carisma, nunca evita la polémica y cuando habla no deja indiferente a nadie, ya sea a través de los medios de comunicación o a través de sus redes sociales, para él no existe la publicidad negativa [2]. El hecho de que caliente cada combate y se autoproclame como ganador mucho antes de la realización del mismo, hace que sobre sus combates se creen unas expectativas enormes y más teniendo en cuenta que sus predicciones son un tanto subjetivas, ya que a pesar de su percepción como claro vencedor sus rivales tienen mucho nivel. Esta seguridad en sí mismo, su juego psicológico antes de los combates y la incertidumbre de los resultados hace que los aficionados llenen las salas, él intenta acabar los combates por la vía rápida y además corre riesgos que otros luchadores no asumen, cediendo ante muchos requisitos que algunos rivales plantean para enfrentarse a él [3].

Mc Gregor se ha convertido en el luchador más rentable para la UFC y esto ha hecho que muchos de sus rivales se beneficien de su cartel, ya que ellos ganan más dinero si Conor encabeza las carteleras. Los datos de audiencia son utilizados por Conor a la hora de negociar sus contratos, casi siempre al alza. El hecho de que la UFC acabe de ser vendida por unos 4 billones de dólares,  es un claro indicador del auge que está teniendo este tipo de negocio [4].

A modo de reflexión considero que el afán de algunos luchadores por llamar la atención ha hecho que se pierdan las formas y en muchos casos los valores deportivos. Lo que está claro es que Conor ha demostrado que estar en el candelero y crear polémica ha generado un auge del seguimiento de este espectáculo. Resulta llamativo como un deportista ha logrado sacar tanto partido a su imagen en un periodo de tiempo relativamente corto y como ha sabido venderse creando una imagen detrás de sus habilidades deportivas que hacen que sea noticia dentro y fuera del octógono.

 

Referencias bibliográficas:

-[1] García, Á. (2016) ‘’Conor Mcgregor de fontanero a la lista forbes’’  ABC Deportes. Recuperado de  http://www.abc.es/deportes/abci-conor-mcgregor-ufc-lista-forbes-fontanero-201606100831_noticia.html

-[2]  Bargueño, M.A. (2016) ‘’Posiblemente, el hombre más bestia (y a la vez ‘cool’) de la Tierra’’ El País Icon. Recuperado de https://goo.gl/h25E91

-[3] Del Río J. (2016) ‘’¿Por qué Conor Mcgregor es el rey de la UFC?’’ Diario Marca. Recuperado de http://www.marca.com/combates-ufc/2016/08/24/57bc1e4046163f870a8b4645.html

-[4] Kallás F. (2016) ‘’Polideportivo: la UFC es la organización deportiva más cara de la historia’’ Diario As. Recuperado de http://masdeporte.as.com/masdeporte/2016/07/11/polideportivo/1468239543_889608.html

Deporte, salud y sector público

Autor: Alejandro Feijoo López (MBA Deporte Universidade de Vigo)

El deporte (en su concepto global y el ejercicio saludable más concretamente) debería tener un papel fundamental en la sociedad, principalmente por los beneficios en materia de salud (Pate et al., 1995; Warburton, Nicol, & Bredin, 2006) que este puede aportar, tanto a nivel personal como en el conjunto del colectivo social.

No es de extrañar pues, que todos los organismos y estamentos europeos y nacionales se suban al carro de la promoción y la puesta en valor de los beneficios del mismos (Comisión Europea, 2007; Consejo de Europa, 1992; “Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte”; “Ley 3/2012, de 2 de abril, del deporte de Galicia”) a través de leyes, comunicados, cartas y demás declaraciones. Sin embargo, de la misma manera que las instituciones públicas emplean la buena imagen de la inauguración de instalaciones (véase las famosas fotos en las rotondas, aeropuertos, instalaciones, etc…) el hecho de sumarse a la promoción deportiva, queda muy bonito en el expediente político y da buena imagen en los medios; aunque en la realidad, la voluntad por el cambio acaba llegando de los estamentos más bajos en cuanto a poder político, mientras las altas esferas no tiene al deporte orientado hacia la salud entre sus prioridades.

Pese a lo anterior, la realidad social es que nos encaminamos a un país sedentario y obeso (Consejo Superior de Deportes, 2016; OMS, 2016), que existe una demanda por parte de la población de esos beneficios asociados al deporte saludable y que el hecho de no manifestarse dichos beneficios produce un gran impacto en la calidad de vida de la población y repercute directamente en el gasto sanitario del sector público (Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, 2016; ISCA, 2015; Katzmarzyk & Janssen, 2004; Pratt, Norris, Lobelo, Roux, & Wang, 2014; Secretaria General de l’Esport, 2006).

En esta realidad también es tangible la masa de profesionales del sector deportivo cualificados para desarrollar un papel que otorgue dichos beneficios a la población y que en un porcentaje altísimo (por no decir el 100%) se ven orientados al sector privado, con la consecuente infravaloración y explotación que este propone; contando con la venia de las autoridades públicas y en beneficio del empresario de turno, siendo una vez más los afectados los propios ciudadanos.

Desde mi humilde punto de vista, el éxito de las propuestas a las que tanto se afanan en adherirse los organismos públicos, vendrá dado por la capacidad de integrar en el sector público a los profesionales que cumplan una demanda real, como es la necesidad de la práctica deportiva saludable para contrarrestar los efectos del sedentarismo y los malos hábitos alimentarios; siendo capaces de organiza una estructura que integre a los profesionales del deporte y los coordinándolos con el trabajo multidisciplinar del resto de profesionales que tiene cuestiones en común con la salud del paciente, otorgando de esta forma los beneficios del deporte a la masa social en su conjunto, sin que esta tenga que depender del beneficio que empresas privadas puedan obtener de su servicio.

Señores, los efectos del ejercicio (Haskell et al., 2007; Kannel et al., 1979) saludable son incuestionables, así como lo son los efectos del sedentarismo y los malos hábitos alimentarios(Biolo et al., 2005; Blair & Brodney, 1999). En la medida que el sector público se dé cuenta que es una demanda real y que es una obligación de este sector el cubrirla y garantizarla a toda la población, avanzaremos como sociedad en materia de salud.

 

Referencias

Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte. (2016). Actividad física y prevalencia de patologías en la población española.

Biolo, G., Ciocchi, B., Stulle, M., Piccoli, A., Lorenzon, S., Dal Mas, V., … Guarnieri, G. (2005). Metabolic consequences of physical inactivity. Journal of Renal Nutrition, 15(1), 49–53.

Blair, S. N., & Brodney, S. (1999). Effects of physical inactivity and obesity on morbidity and mortality: current evidence and research issues. Medicine and Science in Sports and Exercise, 31(11 Suppl), S646-62.

Comisión Europea. (2007). Libro Blanco del Deporte.

Consejo de Europa. (1992). Carta Europea del Deporte.

Consejo Superior de Deportes. (2016). Anuario de estadísticas deportivas.

Haskell, W., Lee, I.-M., Pate, R., Powell, K., Blair, S., Franklin, B., … Bauman, A. (2007). Physical Activity and Public Health: Updated Recommendation for Adults From the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Circulation, 116.

ISCA. (2015). The economic cost of physical inactivity in Europe. Centre for Economics and Business Research.

Kannel, W. B., Sorlie, P., A, K., Walker  SH, D. D., T, G., Hunter  JD, N. E. H. J. et al, … Morris  JN, C. M. (1979). Some Health Benefits of Physical Activity. Archives of Internal Medicine, 139(8), 857.

Katzmarzyk, P. T., & Janssen, I. (2004). The Economic Costs Associated With Physical Inactivity and Obesity in Canada: An Update. Canadian Journal of Applied Physiology, 29(1), 90–115.

Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte. (1990). BOE Núm. 249.

Ley 3/2012, de 2 de abril, del deporte de Galicia. (2012). DOG Núm. 71.

OMS. (2016). Obesity and overweight. World Health Organization.

Pate, R. R., Pratt, M., Blair, S. N., Haskell, W. L., Macera, C. A., Bouchard, C., … King, A. C. (1995). Physical activity and public health. A recommendation from the Centers for Disease Control and Prevention and the American College of Sports Medicine. JAMA, 273(5), 402–7.

Pratt, M., Norris, J., Lobelo, F., Roux, L., & Wang, G. (2014). The cost of physical inactivity: moving into the 21st century. Br J Sports Med, 48, 171–173.

Secretaria General de l’Esport. (2006). Estudio del impacto economico de la practica deportiva en el gasto sanitario. Atlas Sport Consulting.

Warburton, D. E. R., Nicol, C. W., & Bredin, S. S. D. (2006). Health benefits of physical activity: the evidence. CMAJ : Canadian Medical Association Journal = Journal de l’Association Medicale Canadienne, 174(6), 801–9.

S.O.S. Adaptaciones reglamentarias nuevas para antiguos problemas

Autor: Alexandre González (MBA Deporte Universidade de Vigo)

Las federaciones de fútbol y tenis se encuentran entre ese grupo de federaciones, que presentan, históricamente, una mayor tendencia al inmovilismo respecto a sus reglamentos de juego. En el primer caso, veremos unas propuestas que afectarían al fútbol base gallego, mientras que el planteamiento del tenis emana de la ITF (Federación Internacional de Tenis), afectando a todos los niveles competitivos, con la mente puesta en la televisión.

La FGF (Federación Gallega de Fútbol) celebró una reunión recientemente, cuya conclusión final es la necesidad de realizar cambios en los reglamentos del fútbol base. Entre las posibles adaptaciones, que entrarían en vigor en la próxima temporada 2017-18, siempre y cuando fuesen aprobadas por la Asamblea, previo análisis del Comité del fútbol base, encontramos propuestas como: congelación de resultados a partir de una cantidad de goles, cambios volantes, eliminar listas de goleadores, ajustar los tiempos de juego a las edades y frenar la violencia en los terrenos de juego en relación a los padres.  Estos cambios para adaptar el balompié a los más pequeños, aunque caminan en la dirección adecuada, son insuficientes, puesto que se han olvidado de otras adaptaciones básicas que respeten el nivel de maduración física y  psíquica de los más pequeños.

En un partido de fútbol-7 de categoría benjamín presenciado recientemente, bastaron 5 minutos, para que uno de los porteros encajara 3 goles de factura similar; imagínense el resultado final del marcador. El delantero, en las 3 ocasiones, tan sólo tuvo que levantar el balón por encima del guardameta, ante la mirada de impotencia de este último. ¿Tan difícil es adaptar las porterías a las medidas antropométricas de los más pequeños? Por otro lado, también es habitual, ver a los jugadores de estas categorías perdidos por el campo o exhaustos, al no poseer todavía el suficientemente desarrollada la percepción y estructuración espacio-temporal en el primer caso, o, por no tener un desarrollo de sus capacidades físicas básicas adecuadas para el terreno de juego. ¿No será necesario reducir las dimensiones de los campos de fútbol en estas categorías? Y cuando hablamos de estas categorías, nos referimos a benjamines  y categorías superiores, puesto que las competiciones regulares de pre-benjamines y biberones, en nuestra humilde opinión, son auténticas aberraciones que nada tienen que ver con el deporte formativo.

Consideramos que no es suficiente eliminar las listas de goleadores tal y como proponen, el enfoque debe ser más integral y orientado a tratar a los niños como tales, y no como adultos en miniatura. Por ello, tendrían que meditar seriamente la desaparición, o al menos, cambiar el enfoque de los suplementos periodísticos que abordan el fútbol base en los distintos medios. No tienen nada que envidiar a Marca. Del mismo modo que el torneo de Brunete, no tiene nada que envidiar a la Champions. ¿Se le puede llamar a esto deporte de base? ¿Están los niños de las categorías de formación preparados y suficientemente maduros para ser tratados de forma similar a las grandes estrellas del fútbol? Entre otras consecuencias, quemar etapas para alcanzar el máximo rendimiento provoca, cada vez, a edades más tempranas, ansiedad competitiva, síndrome de “burn out”, abandono prematuro de la práctica deportiva, etc… Nuestras acciones son como un boomerang, y tarde o temprano se vuelven contra nosotros, para bien o para mal.

En cuanto al tenis, a pesar de que en líneas generales sus reglamentos también son resistentes al cambio, en los últimos años han desarrollado adaptaciones tan brillantes como el tennis 10s de la ITF o el circuito Gadis, iniciativa autonómica de la FGT (Federación Gallega de Tenis). El tennis 10s no es más que la reducción del tamaño de la pista, así como el bote y la velocidad de la pelota, en 3 niveles diferentes, según la edad de los jugadores. Mientras que el circuito Gadis, es una liga regular participativa, no competitiva, para tenistas en formación.

Pero la última y más reciente modificación, introducida en el reglamento por la ITF, y que se aplicará como método de puntuación alternativo la próxima temporada, es la norma FAST4. ¿Qué es esto? De forma resumida, básicamente, se trata de reducir los sets a 4 juegos en lugar de 6; al llegar a 3-3 se jugará un tie-break corto a 5 puntos; desparece el let del servicio (sigue en juego la pelota tras un servicio que toque la red y entre); por último, al llegar a “Deuce” desaparece la ventaja (el ganador del siguiente punto gana el juego). Esta norma FAST4 puede estar bien para categorías inferiores, siempre y cuando los niños disputen más de un partido en la misma jornada, pues se corre el peligro de que con esta norma sean excesivamente cortos. De hecho,  la duración de partidos profesionales de exhibición aplicando el FAST4, oscila entre 30´y 1 hora.

Es un método de puntuación alternativo orientado, a todas luces, a aumentar la tensión de los encuentros y  reducir la duración de los mismos, posibilitando una mayor agilidad y variedad en la programación deportiva televisiva. Los minutos son oro en televisión, y los partidos excesivamente largos perjudican el negocio. Pero, ¿está dispuesto un espectador, tanto en la pista, como a través de su televisor, a pagar por un partido de 30´? Bien es cierto que, tampoco es normal, que la ITF siga anclada en el pasado, disputando al mejor de 5 sets tanto los Grand Slam como la Copa Davis, competiciones que dirige dicha federación. En este sentido, la ATP (Asociación de Tenistas Profesionales), responsable de los Masters 1000, acertó en el 2007, al reducir las finales del circuito de 5 a 3 sets. Es decir, del mismo modo que no es atractivo para un espectador un partido de 30´, tampoco lo es otro de 5 horas. Una buena medida sería aplicar un método de puntuación alternativo, aprobado también por la ITF, y muy extendido en los torneos de Galicia: el “super tie-break” en el 3º set; esto es,  jugar un tie-break a 10 puntos cuando los jugadores llegan al 3º set. La crítica hacia este método, proviene de estudios, que indican relajación al inicio de un nuevo set por parte del tenista ganador del set precedente, lo que provoca cierta ventaja en el “super tie-break” a favor del jugador que se llevó la primera manga.

Lo realmente importante es que las reglas de juego de ambos deportes estén en constante observación y revisión, pero, de todas estas adaptaciones y propuestas, ¿cuáles se harán firmes en el futuro? Toca esperar.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deportes/2016/11/15/congelacion-resultados-futbol-base/0003_201611G15P45992.htm

http://www.tennisplayandstay.com/tennis10s/overview.aspx

http://www.fgtenis.net/arbitraje/publicaciones/itf-reglas-tenis-2016-nuevo-tanteo-fast4-92393.html

Ideales, valores, comercialización y deporte

Autor: Cristina Alonso Teixeira (MBA Deporte Universidade de Vigo)

En la actualidad, la comercialización de la práctica deportiva es algo que no se puede desligar del producto intrínseco en sí: el espectáculo. Es cierto que la mayor parte del mercado está concentrado en el deporte de élite y en modalidades deportivas muy ligadas a los gustos de la población. En el caso de Europa lo más seguido es el fútbol luego, ya ha cierta distancia, el baloncesto. Por contra en EEUU no es el fútbol (MSL) el deporte rey sino que comparte estrado con las ligas de baloncesto (NBA), hockey (NHL), fútbol americano (NFL), baseball (MLB).

 

La comercialización deportiva hace que el producto (espectáculo y derivados) llegue al espectador a través de vías muy distintas: tv, camisetas… los productos que consume el espectador representan valores ya bien sea de instituciones (equipos) o jugadores. Las instituciones y jugadores, a través de los valores que representan, se convierten para espectadores y no espectadores en un ejemplo; ideales a los que intentar parecerse o a los cuales imitar. Esto sucede o bien por la necesidad de búsqueda de ideales por parte del ser humano, o por la necesidad de no desentonar en una sociedad muy marcada por corrientes morales, éticas y de comportamiento.

 

Las superestrellas del deporte son un buen elemento transmisor de valores morales, costumbres, hábitos y modelos de vida. Ideales que, en muchos casos, en etapas tempranas de la infancia se traducen en ídolos que marcan las primeras ideas de futuro de los niños. ¿Cuántos niños después de descubrir su deporte favorito no quieren ser deportistas de esa modalidad deportiva? Todo esto tiene que ver con la manera en que está posicionado “el ideal” en la mente humana. Pero no solo se posiciona mediante los medios de comunicación, agentes de comercialización del bien… sino que el núcleo familiar de la persona que se ve influida, en este caso un niño, también juega un papel importante.

 

El proceso de búsqueda de ideales a través del deporte, no solo se da en personas ligadas de manera directa al deporte en cuestión (entiéndase aficionados, seguidores…), también ocurre en espectadores puntuales, en personas no ligadas a ello, etc. Siguiendo con el ejemplo de los niños: un niño que no conozca nada del fútbol y que escuche de sus compañeros que Cristiano Ronaldo es el mejor futbolista del mundo, probablemente lo interiorice y sea conductor de esa idea hacia otros sujetos.

 

Existen dos posturas contrapuestas desde el punto de vista ético de este fenómeno:

 

  • La parte negativa viene marcada por lo estrictamente comercial de la relación entre los valores y el deporte. El proceso se basa en crear reclamo mediante el posicionamiento de las estrellas deportivas en la mente del que será un posible aficionado activo en el futuro. Todo ello con la finalidad de que ese futuro sujeto aporte una rentabilidad a ese deporte. En líneas generales se podría decir que se necesita generar sentimientos con el único fin de comercialización actual o futura. Partiendo de lo anterior se podría decir que los valores intrínsecos e iniciales del deporte no existirían.

Los jugadores buscan sacar el máximo beneficio a su imagen, cosa que no es ilícita. Según Morgan W (1994) la comercialización, y solo este proceso, es lo que hace que el “valor principal” del deporte sea la búsqueda de dinero y esto, a su vez, sea el ideal traspasado a la sociedad. En el fondo chocan las expectativas de un aficionado (participante en el producto deportivo) y un sujeto que este fuera del producto deportivo pero al que le llegan los efectos del mismo.

 

  • La parte positiva en esta cadena de transmisión de valores va ligada a alcanzar una meta: la realización como persona. Existe por tanto un objetivo claro: la búsqueda de la excelencia en el plano personal. Es decir, el deporte como vehículo para la transmisión de valores que capaciten para ser mejores en el día a día. Tanto en el deporte profesional como en el deporte para todos esto se puede conseguir, para ello es necesario que el ser humano tenga capacidad crítica para escoger lo bueno y alejar lo malo.

 

Lo “bueno y lo malo” se pueden aprender en la calle, en la escuela, en casa… lo que se requiere es lo que todos los seres humanos sabemos hacer pero no siempre con el fin adecuado: capacidad crítica con lo que percibimos para intentar mejorar. El deporte es fundamental en muchos aspectos no solo en la infancia. El compañerismo, la tolerancia, la superación… son valores que no solo se deben buscar sino en los que toda persona relacionada con el ámbito deportivo se debe implicar.

 

 

 

 

Referencias:

 

García, D. (2011). Sports made in USA. Los deportes favoritos de los americanos. Recuperado de: http://sportsmadeinusa.com/especiales/los-deportes-favoritos-de-los-americanos/

 

Morgan, W. J. (1994). Leftist Theories of Sport: A Critique and Reconstruction. University of IL Press. Chicago.  

 

Sebastián, R. F. (2012). La comercialización del deporte desde la ética de la competición deportiva. Veritas, (26), 83-105. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-92732012000100004