Cómo se vive el deporte: distintos continentes, distintos modelos

Autora: María Florencia Fernández Caruso (MBA Deporte Universidade de Vigo)

El deporte siempre ha sido -aunque hoy en día aún con más fuerza- una actividad muy importante en cualquier país. Es muchísima la cantidad de gente que involucra, y ni hablar de la inversión e ingresos que significa. La organización del deporte profesional es, a veces, la clave para explotar mejor estos recursos. Las potencias de Estados Unidos y Europa son dos polos opuestos en sus modelos organizativos.

Por un lado, tenemos el modelo de franquicias o también conocido como el sistema de ligas cerradas americana. La palabra franquicia se suele asociar a un concepto económico, por lo que verla desde un punto de vista deportivo puede ser algo confuso. En 1946 un grupo de empresarios decidieron crear dicho modelo en el baloncesto, que luego trascendería a los demás deportes.

El modelo de franquicias se trata de un grupo de inversores que adquieren un equipo de una ciudad. Desde la selección en el Draft anual[1], con el objetivo de hacer un reparto equitativo, los equipos de peor ubicación en la liga regular son los primeros en elegir a los mejores jugadores universitarios. Este modelo también implica que todos los jugadores comiencen la temporada con un mismo salario, además de la negociación conjunta de los derechos de retransmisión y la redistribución de ingresos. Todo esto con el objetivo de garantizar un equilibrio en la competición y un cambio, dentro de todo, en los equipos ganadores.

Por otro lado, se encuentra el sistema de promoción de campeonatos o ligas abiertas, como es el caso de Europa y Sudamérica. Este modelo de organización se basa en el ascenso y descenso de los equipos[2], rigiéndose con el sistema de transferencias obligatorias. Los equipos con peor desempeño descienden a una categoría inferior, mientras que los mejores ascienden a una categoría superior. Casi siempre se respeta el mismo número de descendidos que ascendidos, para mantener el tamaño del campeonato.

Respecto a los jugadores, el modelo de ligas abiertas permite la contratación y fichaje de cada jugador de acuerdo a la situación económica del club, teniendo el beneficio siempre de poder ascender -o incluso descender- a uno formado en la cantera del club y dándole mayor experiencia.

Las diferencias son claras entre un modelo y el otro, así como también su forma de organización y objetivos que persiguen. Las ligas americanas buscan la rentabilidad económica con una visión pura y dura de una empresa. En cambio, en Europa se busca tener buenos resultados deportivos y profesionalizar a los deportistas. A simple vista se pueden diferenciar dos industrias: entretenimiento según el régimen americano y la pasión por competir en el modelo europeo.

El sistema americano responde a un modelo de negocio; se ofrece un producto y se busca venderlo. Si nos centramos en el ámbito deportivo, la característica esencial de las franquicias es la estabilidad de los equipos, no existe la motivación de mantener la categoría ni el nerviosismo de descender, sino de superar resultados. El atractivo de este modelo no es la pelea por el campeonato y por cuidar la categoría, sino superarse constantemente para que sus resultados no sean quienes lo perjudiquen e impacten económicamente. Su principal objetivo es brindar un entretenimiento para los aficionados y, por lo tanto, ser rentable para sus inversores. Es una relación de win-win.

Cabe mencionar la relación que el deporte tiene con la vida estudiantil. Las competiciones se hacen a la par de una carrera universitaria y después de haber culminado los estudios, pueden ser elegidos en el Draft anual. Existen excepciones, pero sin duda es un aspecto envidiable en el que la excelencia deportiva va acompañado de un buen estudio.

A veces por pensar en fútbol nos olvidamos que, si no se les inyectan nuevos atractivos a otros deportes, estos pierden el interés de la gente. Las cuatro grandes ligas profesionales de EE.UU. (MLB, NBA, NHL y NFL) tienen un gran atractivo en el público, y esto sucede entre otros factores por el timing de los eventos. La estacionalidad es tan importante como su organización, ya que se intenta que las competiciones no coincidan para obtener mejores beneficios en derecho de transmisión y para captar la total atención del aficionado. En cambio, en Europa ocurre que a veces uno debe optar por  más de un deporte. Igualmente, sin duda, las competiciones europeas de fútbol (Liga de Campeones de la UEFA, Premier League, Copa del Rey, etc.), no se igualan con ningún otro campeonato en las emociones que despierta al aficionado.

Ambos modelos son criticables, pero si se quiere pensar a futuro el modelo americano es un buen ejemplo organizativo, donde la atención se centra en el usuario que es quién decide consumir o no un deporte. Una recomendación sería una distribución homogénea del talento deportivo, para así mantener esa incertidumbre sobre el resultado que tanto se habla. Además, la aplicación de restricciones en el mercado laboral y una mejora en la distribución de ingresos, para que todos los equipos tengan igualdad de condiciones y sean competitivos. Pero aquí entraría la interrogante, ¿qué es más importante una liga competitiva o que los mejores equipos sean los ganadores?

 

[1]NFL (2016). How the Draft Works | NFL. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=Q9TwotB878w [3 de Diciembre 2018]

[2]20Minutos.es (2018). Ascensos y descensos en el fútbol en España: cómo funciona. 20minutos. Disponible en: https://www.20minutos.es/deportes/noticia/ascensos-descensos-futbol-espana-3333305/0/ [3 de Diciembre 2018]

Anuncios

NUEVO CONVENIO NBA

Autor: Iago Presas (MBA Deporte Universidade de Vigo)

Los convenios de la NBA a lo largo de su historia han dejado curiosas historias llegando incluso a parones de hasta 5 meses en la competición (año 2011). Dicho convenio entrará en vigor el próximo 1 de Julio y estará en vigor durante siete temporadas (2023-24).

Resumiendo un poco, el acuerdo para que se revisase el antiguo convenio llego un día antes de que acabara el plazo. Uno de los puntos más importantes de este acuerdo es que los ingresos de la televisión, van a pasar de 4.000 a 8.000 millones, que la temporada empezará más pronto pero la pretemporada se acortará y no habrá tantos partidos consecutivos (4 en 5 noches). Este aumento provocará una subida de los salarios fijos de los deportistas.

Los jugadores van mantener entre el 49 y 51% de los ingresos relacionados con el baloncesto. A partir de ahora los clubes podrán ofrecer contrato a jugadores que superen los 36 años llegando a los 38 con el nuevo acuerdo.

Teniendo en cuenta todo esto, y sabiendo lo diferente que es el deporte en EEUU de aquí en Europa, personalmente se me plantea una primera pregunta: ¿Cobrarán más los agentes o representantes?

Como hemos visto en las dos sesiones de contratación de trabajadores, hay unos limites para las ganancias de los representantes y sobre todo las leyes que hay y que regulan estas acciones deportivas.

Observando casos reales como el convenio de la Liga Profesional de Futbol está claro que aquí la filosofía es totalmente diferente, apostando por la obtención de resultados deportivos, sin embargo allí ya sabemos que sólo buscan los beneficios. Sin embargo, al hablar de los representantes no creo que haya mucha diferencia en cuanto a una idea clave, si se van a multiplicar por dos los ingresos televisivos, estos cobraran más. Si hay más dinero en el mercado, todas las partes se ven beneficiadas.

Ahora los equipos cuando un jugador se quiera ir podrán ofrecerle un contrato con más dinero, lo cual hará que los clubs mantengan a sus estrellas. Esto ayudara a que la competición tenga más interés de cara al aficionado porque cada equipo tendrá estrellas y no todas se irán al mismo equipo.

Personalmente opino que esto todo tiene su origen en el fichaje de Kevin Durant por los Warriors, dónde se dieron cuenta de que si no modificaban el actual convenio seguiría pasando lo mismo.

Más beneficios que aportará el nuevo CBA es que las plantillas van ver aumentado su número de jugadores, pasando de 15 a 17. Y una de las cosas que más pedían los jugadores, reducir el back to backs (partidos consecutivos): con el nuevo convenio se acortará la pretemporada y se permitirá reducir el número de duelos en noches consecutivas. A mayores también está planteado eliminar el cuatro en cinco: cuatro partidos en cinco días.

BIBLIOGRAFÍA: