Actividad física y deportiva, nuevo pilar para las empresas


Autor: Carlos Gómez Barge (SETrg)

La gran importancia que ha adquirido el deporte en la sociedad actual ha provocado que un gran número de organismos internacionales, como la Organización Mundial de la Salud o la Unión Europea, aboguen de manera clara y contundente por la promoción y el fomento de la actividad física como herramienta clave para hacer frente a determinadas enfermedades y contribuir al bienestar de las personas.

El interés del presente artículo se centra en conocer la manera en la que el deporte y la actividad física repercuten en la salud de los trabajadores y consecuentemente en la productividad de las organizaciones. Por lo tanto, el objetivo del artículo es valorar y reflejar los efectos del deporte y de la actividad física  en los trabajadores/as de cualquier organización.

En la actualidad, el absentismo y el presentismo laboral se presentan como dos fenómenos que originan graves costes económicos para las empresas, para los trabajadores y para la sociedad en general. Ante esto, muchas compañías han decidido implantar programas de promoción de la salud. Un trabajador sano producirá más, se sentirá más confortable en su puesto de trabajo, las bajas por enfermedad se reducirán, etc. Estas razones representan argumentos de peso para que un gran número de organizaciones fomenten y potencias dichos programas. En este contexto de promoción de la salud en el ámbito laboral, el deporte y la actividad física son medidas muy recomendables para hacer frente al absentismo y al presentismo laboral.

El absentismo laboral se puede definir como el incumplimiento por parte del empleado de sus obligaciones laborales, faltando al trabajo, cuando estaba previsto que acudiese al mismo, de manera justificada o injustificada, o no desarrollando su cometido de forma voluntaria durante una parte o la totalidad de la jornada.

Se trata de un fenómeno que por su alcance y dimensión creciente afecta de forma progresiva a los costes de producción de las empresas y de gestión de la Seguridad Social. Se ha constituido en un grave problema organizativo para las empresas, puesto que cuando un trabajador falta a su puesto de trabajo, en muchas ocasiones no hay otro empleado que le pueda sustituir sin que suponga el incumplimiento de la jornada laboral prevista. Además, en numerosos casos es muy difícil encontrar personas, dentro o fuera de la organización, con la formación adecuada para sustituir al trabajador ausente.

En España, el absentismo laboral supone un coste del 1% del PIB (aproximadamente 12.700 millones de euros en el año 2008) y en 2010 el coste directo del absentismo injustificado por asalariado ascendió a 343 € anuales (29 euros/mes) como exceso de pago en salario. Sin embargo, el coste real que soportan las empresas es mayor debido al importe por afiliación a la Seguridad Social y a las mutuas. De las 239,4 horas no trabajadas en 2010, 184,8 corresponden a vacaciones, fiestas, formación o permisos remunerados; 52,8 fueron debidas a incapacidades temporales, maternidades, expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y conflictividad laboral; y sólo 1,7 figuran como absentismo injustificado.

Por su parte, el presentismo laboral se define como la actitud del trabajador que acude a su puesto de trabajo con algún tipo de enfermedad y/o que realiza tareas que no guardan relación con sus obligaciones laborales.

El presentismo es impulsado por varios factores interrelacionados y que son comunes en el lugar de trabajo. El empleo precario y el temor a perder el trabajo debido a la crisis económica está provocando la reducción del absentismo laboral, además de constituir dos de las principales causas del auge del denominado presentismo laboral.

En España, el presentismo ha aumentado notablemente en los últimos años debido a la crisis. Se ha pasado desde un 45% en 2010 al 85% en 2012, lo que significa que ocho de cada diez trabajadores pasan más horas de las establecidas en sus puestos de trabajo.

 Ilustración 1. Consecuencias del absentismo y del presentismo laboral

Ilustración 1. Consecuencias del absentismo y del presentismo laboral

Fuente. Guía Laboral sobre Salud Mental (2011)

El empeoramiento de la salud y el bienestar de dichos empleados dan lugar, tarde o temprano, a una pérdida de productividad de la compañía. Esto está provocando que cada vez sean más las empresas que adoptan programas de protección y promoción de la salud con un carácter más global, destinados no sólo a los trabajadores, sino también a sus familias. Durante los últimos años, se han multiplicado las intervenciones de promoción de la salud en las empresas, existiendo evidencias claras del impacto de las mismas, no tan sólo en la salud y calidad de vida de los trabajadores, sino también en la productividad, la calidad del producto o servicio: en suma, la competitividad y sostenibilidad de la empresa y la contención de los costes ligados a la mala salud.

 Ilustración 2. Mapa porcentual de organizaciones que ofrecen programas de salud

Ilustración 2. Mapa porcentual de organizaciones que ofrecen programas de salud
Fuente. Global Wellness Survey (2012).

Además del importante ahorro que estos programas generarían, los argumentos que defienden su implantación se basan en otros innumerables beneficios que acarrean, tanto para los trabajadores y las empresas como para la sociedad en general.

Ilustración 3. Beneficios de los programas de salud en el ámbito laboral

Ilustración 3. Beneficios de los programas de salud en el ámbito laboral

Fuente. De Greef et al (2004).

Los programas de promoción de la actividad física en el ámbito laboral se plantean como una opción estratégica en salud ocupacional. Entre las ventajas que brinda la actividad física en los ambientes laborales destacan las ventajas fisiológicas, productivas y psicológicas.

Ilustración 4. Beneficios de la práctica deportiva en el ámbito laboral

Ilustración 4. Beneficios de la práctica deportiva en el ámbito laboral

 Fuente. Edington (1995).

Top Employers Institute, entidad certificadora de las condiciones excepcionales que las empresas ofrecen a sus trabajadores, ha señalado que la práctica de actividad deportiva aporta a los trabajadores beneficios directos para su salud física y mental, favorece el aumento de la productividad, mejora el compromiso con el equipo y también reduce el absentismo laboral. En España, las compañías certificadas por Top Employers con instalaciones deportivas o presupuesto para el deporte han reducido su tasa de absentismo del 4,3% en 2011 al 2,9% en 2013. Los gimnasios corporativos, el pilates, el yoga o la organización de torneos deportivos son tendencias en auge en las empresas que más se preocupan por las condiciones que ofrecen a sus empleados.

En España existe el Ente Español de Promoción del Deporte y Cultura Corporativos, que agrupa a un importante número de empresas repartidas por las distintas Comunidades Autónomas. Actualmente, pertenecen a este ente asociaciones y organizaciones localizadas en Aragón, Asturias, Baleares, Cataluña, Madrid, País Vasco, Valencia, Cantabria y Galicia. Los deportes más practicados son el fútbol 11, fútbol 7, fútbol sala, baloncesto masculino y femenino y tenis.

A nivel internacional, Samsung o ING son ejemplos de otras compañías que fomentan y potencian la práctica deportiva entre sus empleados. En el caso de Samsung, la empresa ofrece a sus trabajadores diversas opciones para practicar deporte y cuidar su salud, desde participar en cualquiera de los equipos deportivos (fútbol, baloncesto, triatlón, etc.) hasta descuentos en las instalaciones deportivas cercanas a la oficina o aparcamiento exclusivo para bicicletas en instalaciones. En la mayoría de los casos son los propios empleados los que coordinan, gestionan y organizan estas actividades, lo que provoca que desarrollen una serie de habilidades que luego son muy útiles en su faceta profesional (organización del equipo, gestión y planificación del tiempo, liderazgo…).

En el caso de ING Direct, esta compañía ha desarrollado un concepto integral de cuidado de la salud que, bajo la denominación “Cuídate”, enmarca su programa deportivo. Las actividades deportivas que se realizan tienen lugar en el horario laboral, lo que favorece a la creación de un ambiente distendido en el que todos pueden interactuar con diferentes áreas y participar conjuntamente en actividades lúdicas.

Toda esta recopilación de datos e ideas viene a demostrar que el deporte y la actividad física constituyen en la actualidad una herramienta estratégica esencial para prevenir y hacer frente a ciertos tipos de enfermedades y a determinados comportamientos que suponen importantes costes económicos para las organizaciones y que están vinculados con la salud y el bienestar de los trabajadores. Las organizaciones que fomentan la práctica deportiva entre sus empleados obtienen unos niveles de productividad mayores, los trabajadores están más implicados y satisfechos con su trabajo y los niveles de absentismo y de presentismo de reducen de manera significativa.

Referencias:

Gómez Barge, Carlos (2014). Efectos del deporte en la salud y el bienestar: Absentismo y presentismo laboral. Dirigida por Ángel Barajas. Trabajo Fin de Máster de Gestión Empresarial del Deporte. Universidad de Vigo. Facultad de Ciencias Empresariales y Turismo de Ourense.

Anuncios

Autor: MBA Deporte

MBA impartido en la Facultad de Ciencias Empresariales y Turismo del Campus de Ourense. Único programa oficial de posgrado sobre esta temática en Galicia y uno de los pocos en España. Incluído en el Top20 del Ranking Mundial de Masters en Sport Management elaborado por Sport Business International.

3 comentarios en “Actividad física y deportiva, nuevo pilar para las empresas”

  1. Es un hecho cierto el incremento de la actividad física entre la población adulta. Como bien se expone en este artículo el hábito de práctica mejora el bienestar en general. Sin embargo, no hay que olvidar tampoco el absentismo debido a los accidentes deportivos que generan bajas por lesiones. ¿Habrá que estudiarlo también, no?

    Me gusta

  2. El gran problema de la salud, es uno de los grandes males del futuro y del presente, todos sabemos que los índices de obesidad van en aumento entre nuestras generaciones más jóvenes y serán los trabajadores del mañana. Algunos planes aislados de promoción de la actividad física, intentan paliar este mal, pero se encuentra de frente con estilos de vida sedentarios (La Organización Mundial de la Salud define la obesidad y el sobrepeso como
    “la pandemia del siglo XXI”. En España, el 53% de la población adulta
    padece sobrepeso y obesidad. El 33% de los niños menores de 2 a 17 años padece
    sobrepeso y obesidad. FESNAD). Ante este panorama, deberían encenderse las alarmas y atajarlo ya y no esperar a que estos hábitos se adquieran cuando estamos en nuestra plenitud laboral. Si fomentamos estos hábitos en los jóvenes, una vez que se adquieren, es muy difícil que se abandonen. Vemos que son positivos los efectos del fomento de actividades físicas en empresas, ¿cómo sería si ese hábito ya fuese adquirido en edades tempranas? Como nunca es tarde, enhorabuena a esas empresas que tienen dentro de su RSC el mirar por la salud de sus empleados.

    Me gusta

  3. Muy bueno , bonita reflexión , logicamente deberiamos probar todos a practicar deporte
    Sólo así sabriamos los polivalentes y vitales que somos …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s