Cómo se vive el deporte: distintos continentes, distintos modelos

Autora: María Florencia Fernández Caruso (MBA Deporte Universidade de Vigo)

El deporte siempre ha sido -aunque hoy en día aún con más fuerza- una actividad muy importante en cualquier país. Es muchísima la cantidad de gente que involucra, y ni hablar de la inversión e ingresos que significa. La organización del deporte profesional es, a veces, la clave para explotar mejor estos recursos. Las potencias de Estados Unidos y Europa son dos polos opuestos en sus modelos organizativos.

Por un lado, tenemos el modelo de franquicias o también conocido como el sistema de ligas cerradas americana. La palabra franquicia se suele asociar a un concepto económico, por lo que verla desde un punto de vista deportivo puede ser algo confuso. En 1946 un grupo de empresarios decidieron crear dicho modelo en el baloncesto, que luego trascendería a los demás deportes.

El modelo de franquicias se trata de un grupo de inversores que adquieren un equipo de una ciudad. Desde la selección en el Draft anual[1], con el objetivo de hacer un reparto equitativo, los equipos de peor ubicación en la liga regular son los primeros en elegir a los mejores jugadores universitarios. Este modelo también implica que todos los jugadores comiencen la temporada con un mismo salario, además de la negociación conjunta de los derechos de retransmisión y la redistribución de ingresos. Todo esto con el objetivo de garantizar un equilibrio en la competición y un cambio, dentro de todo, en los equipos ganadores.

Por otro lado, se encuentra el sistema de promoción de campeonatos o ligas abiertas, como es el caso de Europa y Sudamérica. Este modelo de organización se basa en el ascenso y descenso de los equipos[2], rigiéndose con el sistema de transferencias obligatorias. Los equipos con peor desempeño descienden a una categoría inferior, mientras que los mejores ascienden a una categoría superior. Casi siempre se respeta el mismo número de descendidos que ascendidos, para mantener el tamaño del campeonato.

Respecto a los jugadores, el modelo de ligas abiertas permite la contratación y fichaje de cada jugador de acuerdo a la situación económica del club, teniendo el beneficio siempre de poder ascender -o incluso descender- a uno formado en la cantera del club y dándole mayor experiencia.

Las diferencias son claras entre un modelo y el otro, así como también su forma de organización y objetivos que persiguen. Las ligas americanas buscan la rentabilidad económica con una visión pura y dura de una empresa. En cambio, en Europa se busca tener buenos resultados deportivos y profesionalizar a los deportistas. A simple vista se pueden diferenciar dos industrias: entretenimiento según el régimen americano y la pasión por competir en el modelo europeo.

El sistema americano responde a un modelo de negocio; se ofrece un producto y se busca venderlo. Si nos centramos en el ámbito deportivo, la característica esencial de las franquicias es la estabilidad de los equipos, no existe la motivación de mantener la categoría ni el nerviosismo de descender, sino de superar resultados. El atractivo de este modelo no es la pelea por el campeonato y por cuidar la categoría, sino superarse constantemente para que sus resultados no sean quienes lo perjudiquen e impacten económicamente. Su principal objetivo es brindar un entretenimiento para los aficionados y, por lo tanto, ser rentable para sus inversores. Es una relación de win-win.

Cabe mencionar la relación que el deporte tiene con la vida estudiantil. Las competiciones se hacen a la par de una carrera universitaria y después de haber culminado los estudios, pueden ser elegidos en el Draft anual. Existen excepciones, pero sin duda es un aspecto envidiable en el que la excelencia deportiva va acompañado de un buen estudio.

A veces por pensar en fútbol nos olvidamos que, si no se les inyectan nuevos atractivos a otros deportes, estos pierden el interés de la gente. Las cuatro grandes ligas profesionales de EE.UU. (MLB, NBA, NHL y NFL) tienen un gran atractivo en el público, y esto sucede entre otros factores por el timing de los eventos. La estacionalidad es tan importante como su organización, ya que se intenta que las competiciones no coincidan para obtener mejores beneficios en derecho de transmisión y para captar la total atención del aficionado. En cambio, en Europa ocurre que a veces uno debe optar por  más de un deporte. Igualmente, sin duda, las competiciones europeas de fútbol (Liga de Campeones de la UEFA, Premier League, Copa del Rey, etc.), no se igualan con ningún otro campeonato en las emociones que despierta al aficionado.

Ambos modelos son criticables, pero si se quiere pensar a futuro el modelo americano es un buen ejemplo organizativo, donde la atención se centra en el usuario que es quién decide consumir o no un deporte. Una recomendación sería una distribución homogénea del talento deportivo, para así mantener esa incertidumbre sobre el resultado que tanto se habla. Además, la aplicación de restricciones en el mercado laboral y una mejora en la distribución de ingresos, para que todos los equipos tengan igualdad de condiciones y sean competitivos. Pero aquí entraría la interrogante, ¿qué es más importante una liga competitiva o que los mejores equipos sean los ganadores?

 

[1]NFL (2016). How the Draft Works | NFL. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=Q9TwotB878w [3 de Diciembre 2018]

[2]20Minutos.es (2018). Ascensos y descensos en el fútbol en España: cómo funciona. 20minutos. Disponible en: https://www.20minutos.es/deportes/noticia/ascensos-descensos-futbol-espana-3333305/0/ [3 de Diciembre 2018]

Anuncios

Desequilibrio económico y deportivo en nueve Ligas de fútbol

En enero de 2014 la International Federation of Football History & Statistic (IFFHS) ha elegido la Liga BBVA como la mejor Liga de fútbol del mundo en la temporada 2013[1], según criterios deportivos en ámbito nacional e internacional. Sin embargo, la empresa de consultoría Pluri ha hecho un ranking distinto, evaluando las Ligas en función del valor de mercado de cada uno de los equipos. En estos criterios, la más valiosa ha sido la Premier League, con la Liga BBVA, la Bundesliga, la Serie A y la Ligue 1 formando el Top 5[2]. Adoptando una metodología parecida a de la consultoría Pluri, a través del valor de mercado de los clubes de fútbol, este artículo se propone a comparar económicamente 9 Ligas de fútbol (Alemania, Brasil, España, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia, Portugal, Rusia).

En un primer momento, se presentan las Ligas por el valor de mercado total.

Tabla 1

No obstante, como los torneos presentan números de participantes distintos, se usó en la siguiente tabla el valor de mercado en términos medios.

Tabla 2

Ajustando el ranking por el valor de mercado medio por equipo, se percebe que los equipos alemanes son, en términos medios, más valiosos que los de la Serie A italiana, así como la Liga Rusa ha cambiado de puesto con la Ligue 1.

El ranking del valor de mercado probablemente exhibe las Ligas dónde juegan los mejores jugadores, pero no exactamente los torneos más atractivos a los aficionados, pues no se analiza la competitividad en cada uno de los campeonatos. Por lo tanto, se buscó encontrar la diferencia del valor de mercado entre lo equipo más valioso y el menos valioso de cada una de las Ligas, así como la desviación típica de todos los nueve torneos.

Tabla 3

En la tabla anterior se ve la desigualdad deportiva económica en las Ligas. La presencia de equipos muy valiosos contrasta con clubes dónde el valor de mercado total suele ser el precio de un único jugador de un gran equipo, hecho que también evidencia la desigualdad del talento.

Tabla 4

Los datos de la desviación típica, la dispersión a la media, refuerzan la disparidad económica existente en las Ligas, con destaque negativo a la Liga BBVA, la Premier League y la Bundesliga.

Como hay fuerte relación entre el valor de las plantillas y su calidad deportiva, estos datos presentados corroboran con las investigaciones de Levy (2011)[3] y Drummond, Araújo Jr. y Shikida (2010)[4], que han presentado el buen balance competitivo en el Campeonato Brasileiro y también está de acuerdo con el estudio de Bloching y Pawlowski (2013)[5], que ha exhibido el desequilibrio competitivo en la Liga BBVA y en la Premier League.

Al investigar el valor de mercado de los clubes, los hallazgos del presente estudio han evidenciado, una vez más, el desequilibrio económico existente en las principales Ligas europeas. Como ya se destacó, el éxito en competiciones internacionales es una variable esencial en el desarrollo del ranking de las mejores Ligas de fútbol del mundo[1]. Así, es comprensible que las Ligas española, inglesa, alemana e italiana queden entre los primeros puestos, pues en estos torneos se concentran gran parte de los principales jugadores mundiales. Sin embargo, el interés de la afición en estas Ligas dependerá de un buen equilibrio competitivo, lo que solo podrá ocurrir si haya mejorías económicas a los demás equipos.

REFERENCIAS:

  1. http://www.iffhs.de/the-strongest-national-league-of-the-world/
  2. http://www.pluriconsultoria.com.br/uploads/relatorios/PLURI%20Sportmetric%20-%20brasileirao%202014%20-%20Campeonatos.pdf
  3. Levy, P. (2011). Sports Administration: An examination of the competitive balance concept through European and Brazilian domestic soccer leagues comparison.
  4. Drummond, L., Araújo Jr., A. F. & Shikida, C. D. (2010). Campeonato Brasileiro de Futebol e Balanço Competitivo: Uma análise do período 1971-2009. Revista Brasileira de Futebol, 3 (2), 73-87.
  5. Bloching, B., Pawlowski, T. (2013). How exciting are the major European football leagues? Key findings of a study of the competitive balance in football leagues.

Autor: Thadeu Miranda Gasparetto