HABLEMOS DE DEPORTE

Autor: Patricio Sánchez  (Master en Gestión Empresarial del Deporte – Universidade de Vigo)

Con la vista puesta en el mes de agosto (que es una forma “elegante” de decir que hay muchas ganas de coger vacaciones), me gustaría cerrar la temporada compartiendo una serie de reflexiones que se alejan un poco de las habituales siempre relacionadas con el aspecto más económico del deporte.

Aunque bien es cierto que la economía lo toca todo, procede desde estas líneas hacer una reivindicación de la esencia del deporte en su estado más puro y como herramienta o instrumento para que nuestra sociedad siga avanzando.  Son muchos y muy variados los retos que pueden, y deben, contar con la actividad deportiva y es buen momento para dejarlos aquí plasmados y compartirlos con los lectores del blog.

El deporte es educación.  Siempre lo ha sido y lo debería ser mucho más.  Por ello, la iniciativa promovida desde el Consejo Superior de Deportes de incluir una hora más de Educación Física a la semana en los colegios de primaria, debe ser el inicio de un ambicioso programa que contemple de manera integral todas las etapas educativas, incluyendo el deporte universitario que sigue siendo, a día de hoy, una de las grandes asignaturas pendientes en nuestro país.

El deporte es integración.  Si algo caracteriza a una sociedad desarrollada es su compromiso con los estratos de la población menos favorecidos y con más dificultades.  Nuevamente aquí la práctica deportiva puede jugar un papel determinante por los beneficios en cuanto a sensibilización y respeto del mismo.  De hecho el denominado “deporte inclusivo” goza de un amplio reconocimiento en países como Estados Unidos, Australia o Reino Unido, al tiempo que en España ya existen iniciativas en este sentido, como la de Down España, que deberían ser tomadas como ejemplo.

El deporte son valores.   Toda persona que haya practicado algún deporte y, por tanto, haya competido, sabe de la importancia de cumplir unas normas.  Esa necesidad de que exista algún tipo de reglamentación, inherente a la actividad deportiva, es fácilmente extrapolable a cualquier ámbito profesional y personal.  La vieja máxima, recientemente recordada por Miguel Juane en un artículo periodístico, de que “unas veces se gana y otras se aprende” no puede estar más de actualidad.

El deporte es política.  Y aquí cuando se habla de política se hace en el más noble sentido del término puesto que la comunidad deportiva ha dado buena prueba de que, cuando es usada adecuadamente, el alcance de sus actuaciones es de muy largo recorrido.  Un buen ejemplo en ese sentido es la bandera olímpica que permite a deportistas participar en eventos deportivos al margen de cualquier situación de conflicto, teniendo como último referente la participación de refugiados en los pasados Juegos Olímpicos de Rio.

El deporte es igualdad.  Asistimos en este sentido a un momento de cambio transcendental.  Personalmente pienso que la justificada reclamación del deporte femenino ya está siendo superada por otra realidad.  Toca ahora hablar de deporte mixto que permita reflejar lo que es la realidad social de un territorio, esto es, hombres y mujeres juntos.  En este sentido, la incorporación al programa olímpico de Tokio de las pruebas de relevos mixtos en las disciplinas de atletismo y natación me parece el inicio de algo muy importante que está por llegar.

El deporte es superación. Ante cualquier amenaza o dificultad, bien a nivel individual o colectivo, es importante tener referentes de cómo es posible superarlos.  Otra vez más, el deporte nos da valiosas pistas en este sentido.  Por tanto, antes las fenómenos actuales que acechan al deporte de hoy en día como la violencia, el amaño de partidos o el dopaje deben establecerse, en línea con lo apuntado por el Consejo Superior de Deportes, medidas contundentes y la cooperación de todos los agentes implicados.

Y finalmente, pero lo más importante de todo, el deporte es salud y calidad de vida. No existe mejor manera (ni más económica tampoco) de garantizar un nivel de vida adecuado para una sociedad que la práctica deportiva.  Tal y como apunta el Ministerio de Sanidad, es un hecho constatado la mejora de la salud con la práctica moderada de actividad deportiva diaria tanto por sus beneficios fisiológicos como sociales.  Además, esto es especialmente relevante en etapas tan cruciales como la infancia y la adolescencia que marcan el resto de la vida de una persona.

Por todo lo aquí señalado, hablemos ¡y mucho! de deporte, porque solo nos puede traer cosas buenas.  ¡¡Feliz y deportivo verano para todo el mundo!!

Anuncios

Conor Mcgregor, carisma, polémica y venta de imagen en el deporte.

Autor: Álvaro García Fernández (MBA Deporte Universidade de Vigo)

conor-mcgregorLa realidad en algunos casos supera a la ficción, imagínense a un joven muchacho irlandés que debe recurrir a la beneficencia para poder comer, gran seguidor del Manchester United, juega al fútbol. Tras ser sometido a acoso por parte de algunos chicos de su edad se introduce en el mundo de las artes marciales mixtas, en primer lugar con el único objetivo de defenderse. Al ver que tenía potencial en este ámbito, decide abandonar el fútbol para centrarse de pleno en las artes marciales, compaginándolo al principio con su trabajo como fontanero ayudando a su padre [1]. A día de hoy ese chico es uno de los deportistas mejor pagados del mundo y la estrella absoluta del Ultimate Fighting Championship UFC.

No es necesario que se lo imaginen pues existe, su nombre es Conor Mcgregor. ¿Pero qué hay detrás de esta vertiginosa progresión? En primer lugar hay calidad en cuanto a la acción deportiva se refiere pero ¿Es esto suficiente? La respuesta es no.

Lo que diferencia a Conor de otros luchadores principalmente es su imagen, una estética muy cuidada que busca potenciar su carácter e impresionar a sus rivales. Suele vestir ropa muy llamativa y cuida su corte de pelo, de hecho se ha convertido en el mayor icono de la moda en Irlanda en los últimos 20 años [2].

Por otra parte complementa dicha imagen con su carisma, nunca evita la polémica y cuando habla no deja indiferente a nadie, ya sea a través de los medios de comunicación o a través de sus redes sociales, para él no existe la publicidad negativa [2]. El hecho de que caliente cada combate y se autoproclame como ganador mucho antes de la realización del mismo, hace que sobre sus combates se creen unas expectativas enormes y más teniendo en cuenta que sus predicciones son un tanto subjetivas, ya que a pesar de su percepción como claro vencedor sus rivales tienen mucho nivel. Esta seguridad en sí mismo, su juego psicológico antes de los combates y la incertidumbre de los resultados hace que los aficionados llenen las salas, él intenta acabar los combates por la vía rápida y además corre riesgos que otros luchadores no asumen, cediendo ante muchos requisitos que algunos rivales plantean para enfrentarse a él [3].

Mc Gregor se ha convertido en el luchador más rentable para la UFC y esto ha hecho que muchos de sus rivales se beneficien de su cartel, ya que ellos ganan más dinero si Conor encabeza las carteleras. Los datos de audiencia son utilizados por Conor a la hora de negociar sus contratos, casi siempre al alza. El hecho de que la UFC acabe de ser vendida por unos 4 billones de dólares,  es un claro indicador del auge que está teniendo este tipo de negocio [4].

A modo de reflexión considero que el afán de algunos luchadores por llamar la atención ha hecho que se pierdan las formas y en muchos casos los valores deportivos. Lo que está claro es que Conor ha demostrado que estar en el candelero y crear polémica ha generado un auge del seguimiento de este espectáculo. Resulta llamativo como un deportista ha logrado sacar tanto partido a su imagen en un periodo de tiempo relativamente corto y como ha sabido venderse creando una imagen detrás de sus habilidades deportivas que hacen que sea noticia dentro y fuera del octógono.

 

Referencias bibliográficas:

-[1] García, Á. (2016) ‘’Conor Mcgregor de fontanero a la lista forbes’’  ABC Deportes. Recuperado de  http://www.abc.es/deportes/abci-conor-mcgregor-ufc-lista-forbes-fontanero-201606100831_noticia.html

-[2]  Bargueño, M.A. (2016) ‘’Posiblemente, el hombre más bestia (y a la vez ‘cool’) de la Tierra’’ El País Icon. Recuperado de https://goo.gl/h25E91

-[3] Del Río J. (2016) ‘’¿Por qué Conor Mcgregor es el rey de la UFC?’’ Diario Marca. Recuperado de http://www.marca.com/combates-ufc/2016/08/24/57bc1e4046163f870a8b4645.html

-[4] Kallás F. (2016) ‘’Polideportivo: la UFC es la organización deportiva más cara de la historia’’ Diario As. Recuperado de http://masdeporte.as.com/masdeporte/2016/07/11/polideportivo/1468239543_889608.html

Ideales, valores, comercialización y deporte

Autor: Cristina Alonso Teixeira (MBA Deporte Universidade de Vigo)

En la actualidad, la comercialización de la práctica deportiva es algo que no se puede desligar del producto intrínseco en sí: el espectáculo. Es cierto que la mayor parte del mercado está concentrado en el deporte de élite y en modalidades deportivas muy ligadas a los gustos de la población. En el caso de Europa lo más seguido es el fútbol luego, ya ha cierta distancia, el baloncesto. Por contra en EEUU no es el fútbol (MSL) el deporte rey sino que comparte estrado con las ligas de baloncesto (NBA), hockey (NHL), fútbol americano (NFL), baseball (MLB).

 

La comercialización deportiva hace que el producto (espectáculo y derivados) llegue al espectador a través de vías muy distintas: tv, camisetas… los productos que consume el espectador representan valores ya bien sea de instituciones (equipos) o jugadores. Las instituciones y jugadores, a través de los valores que representan, se convierten para espectadores y no espectadores en un ejemplo; ideales a los que intentar parecerse o a los cuales imitar. Esto sucede o bien por la necesidad de búsqueda de ideales por parte del ser humano, o por la necesidad de no desentonar en una sociedad muy marcada por corrientes morales, éticas y de comportamiento.

 

Las superestrellas del deporte son un buen elemento transmisor de valores morales, costumbres, hábitos y modelos de vida. Ideales que, en muchos casos, en etapas tempranas de la infancia se traducen en ídolos que marcan las primeras ideas de futuro de los niños. ¿Cuántos niños después de descubrir su deporte favorito no quieren ser deportistas de esa modalidad deportiva? Todo esto tiene que ver con la manera en que está posicionado “el ideal” en la mente humana. Pero no solo se posiciona mediante los medios de comunicación, agentes de comercialización del bien… sino que el núcleo familiar de la persona que se ve influida, en este caso un niño, también juega un papel importante.

 

El proceso de búsqueda de ideales a través del deporte, no solo se da en personas ligadas de manera directa al deporte en cuestión (entiéndase aficionados, seguidores…), también ocurre en espectadores puntuales, en personas no ligadas a ello, etc. Siguiendo con el ejemplo de los niños: un niño que no conozca nada del fútbol y que escuche de sus compañeros que Cristiano Ronaldo es el mejor futbolista del mundo, probablemente lo interiorice y sea conductor de esa idea hacia otros sujetos.

 

Existen dos posturas contrapuestas desde el punto de vista ético de este fenómeno:

 

  • La parte negativa viene marcada por lo estrictamente comercial de la relación entre los valores y el deporte. El proceso se basa en crear reclamo mediante el posicionamiento de las estrellas deportivas en la mente del que será un posible aficionado activo en el futuro. Todo ello con la finalidad de que ese futuro sujeto aporte una rentabilidad a ese deporte. En líneas generales se podría decir que se necesita generar sentimientos con el único fin de comercialización actual o futura. Partiendo de lo anterior se podría decir que los valores intrínsecos e iniciales del deporte no existirían.

Los jugadores buscan sacar el máximo beneficio a su imagen, cosa que no es ilícita. Según Morgan W (1994) la comercialización, y solo este proceso, es lo que hace que el “valor principal” del deporte sea la búsqueda de dinero y esto, a su vez, sea el ideal traspasado a la sociedad. En el fondo chocan las expectativas de un aficionado (participante en el producto deportivo) y un sujeto que este fuera del producto deportivo pero al que le llegan los efectos del mismo.

 

  • La parte positiva en esta cadena de transmisión de valores va ligada a alcanzar una meta: la realización como persona. Existe por tanto un objetivo claro: la búsqueda de la excelencia en el plano personal. Es decir, el deporte como vehículo para la transmisión de valores que capaciten para ser mejores en el día a día. Tanto en el deporte profesional como en el deporte para todos esto se puede conseguir, para ello es necesario que el ser humano tenga capacidad crítica para escoger lo bueno y alejar lo malo.

 

Lo “bueno y lo malo” se pueden aprender en la calle, en la escuela, en casa… lo que se requiere es lo que todos los seres humanos sabemos hacer pero no siempre con el fin adecuado: capacidad crítica con lo que percibimos para intentar mejorar. El deporte es fundamental en muchos aspectos no solo en la infancia. El compañerismo, la tolerancia, la superación… son valores que no solo se deben buscar sino en los que toda persona relacionada con el ámbito deportivo se debe implicar.

 

 

 

 

Referencias:

 

García, D. (2011). Sports made in USA. Los deportes favoritos de los americanos. Recuperado de: http://sportsmadeinusa.com/especiales/los-deportes-favoritos-de-los-americanos/

 

Morgan, W. J. (1994). Leftist Theories of Sport: A Critique and Reconstruction. University of IL Press. Chicago.  

 

Sebastián, R. F. (2012). La comercialización del deporte desde la ética de la competición deportiva. Veritas, (26), 83-105. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-92732012000100004

 

LA NUEVA RED SOCIAL: DEPORTE

Autor: Iago Presas (MBA Deporte Universidade de Vigo)

El deporte aporta muchos beneficios, rápidamente se nos viene a la cabeza a todos la salud, la forma física , el ocio, el bienestar mental, la educación, pero no todo el mundo lo comparte como fenómeno social, es decir, como forma de relacionarse, lo cual es hoy en día una realidad.

Actualmente son muchas las redes sociales donde la gente se relaciona con sus amigos e incluso con gente que no conoce, donde se pueden expresar las ideas personales, opiniones y donde existe un sentimiento de pertenencia a una comunidad o grupo. Pues bien, el deporte se podría considerar a día de hoy, como la nueva red social, bajo el punto de vista de una gran parte de la sociedad, mejor que Facebook o Twitter.

RED SOCIAL

Nº USUARIOS (MILLONES)

FACEBOOK

1650

TWITTER

300

INSTAGRAM

400

DEPORTE

¿CUANTOS?

Elaboración propia a partir de http://www.webempresa20.com/blog/las-30-redes-sociales-mas-utilizadas.html

¿Porqué? Seguro que existen críticos a esta afirmación y también defensores, al igual que numerosos puntos de vista pero la realidad es que el deporte hace que te relaciones directamente con otra gente. Practicar deporte es una red social viva, porque nos acerca a otras personas. Podríamos considerarlo por las siguientes razones:

  • Cuando realizas un deporte por gusto, es decir, por afición, ya compartes algo en común con el resto de los participantes, bien sean compañeros o contrincantes. Este lazo en común provoca que haya complicidad y por lo tanto que la gente se relacione. Da igual que hablemos de salir a correr habitualmente, ir al gimnasio, natación, o que se practique deporte de equipo, en todos ocurre lo mismo.
  • Relacionarse con menos barreras porque al compartir todos el gusto por la práctica deseada es más fácil que puedas opinar libremente sin presiones.
  • Al realizar la misma actividad deportiva la gente comparte una escala de valores (esfuerzo, fraternidad, disciplina, respecto, etc.) en común, lo que provoca que las personas se acerquen y establezcan conversaciones.
  • Siempre que se realiza un deporte nos permite tener la posibilidad de acceder a numerosos clubs, en los cuales se socializa y se conoce a gente con los mismos gustos.
  • Cuando realizamos deporte, es decir, cuando hacemos lo que nos gusta, estamos más seguros de nosotros mismos y eso se refleja. El claro ejemplo lo tenemos en la gente que queda para salir a correr: quedan en un sitio, hacen su sesión de running y luego quedan para otros días. En esos casos las conversaciones que fluyen son amenas ya que se habla sobre como ha ido la carrera principalmente. A medida que las quedadas son más frecuentes y los lazos de amistad avanzan, habrá otro tipo de conversaciones que también serán fáciles por la costumbre de verse a menudo.
  • Todo esto junto, provoca que se amplíen amistades, que se conozca a más gente, y sobre todo, en contacto directo. Mucha gente inicia actividades deportivas para conseguir aumentar sus círculos de contactos.

En definitiva, el deporte es una red social muy activa y muy eficaz, que cuenta con una peculiaridad fundamental respecto a las redes sociales convencionales, se mantiene contacto directo con las personas, no a través de dispositivos electrónicos.

Deberíamos pensar en cuál sería el número de usuarios del deporte.

Referencias: