AÑO NUEVO, MÍSTER NUEVO: ¿ÉXITO O FRACASO?

Autora: María Pérez Álvarez (SETrg)

Parece que el 2016 ha llegado cargado de sorpresas: Zidedine Yazid Zidane es ya el nuevo mando del Real Madrid. Si se tenían fuertes sospechas de la inminente destitución de Rafa Benítez como entrenador del club blanco debido a los últimos resultados obtenidos y a las tirantes relaciones con algunos de los jugadores, la directiva no ha querido demorar más la situación y ha empezado el año con la esperanza puesta en la leyenda francesa del balón.

zidane

Debido a tal bombazo, la noticia ya ha causado un fuerte revuelo en la sociedad y las redes sociales así lo han manifestado. Si accedemos a cualquiera de ellas o a  noticias que contienen comentarios de opinión comprobaremos que hay dos posturas claramente diferenciadas entre los seguidores, y mientras unos parecen estar encantados con la noticia alegando que Benítez no encajaba en el club por diversos motivos; otros, sin embargo, ya están cuestionando si Zizou estará o no a la altura de las circunstancias y expectativas que rodean a la elite del fútbol español.

Ahora bien, es muy difícil pronosticar su éxito o fracaso a día de hoy, sin datos de partidos jugados y sólo mediante la intuición. Si bien se sabe que el técnico francés cuenta con una cierta experiencia en este arte, en primer lugar, formando parte en el cuerpo técnico del club en 2012 y 2014, acompañando a José Mourinho y Carlo Ancelotti, respectivamente, y en segundo lugar con el Real Madrid Castilla, pero finalmente no con mucho éxito; ésta no parece ser suficiente [1]. Con tal motivo, para indagar de una forma más precisa en la correcta o incorrecta decisión de nombrar a Zidane entrenador, podemos recurrir a estudios sobre la determinación de la eficiencia en el deporte, lo que nos permitirá llegar a una opinión más deliberada.

Tomando por tanto uno de los estudios más recientes como referencia [2] veremos que las conclusiones obtenidas sobre el análisis de la eficiencia técnica (ET) media de los entrenadores de la 1ª División de fútbol española durante la temporada 2009-2011 fue la siguiente:

  • Existe una correlación positiva entre la eficiencia de los entrenadores y la permanencia en el puesto.
  • El cambio de entrenador resulta positivo en el caso de que el equipo lleve una mala trayectoria.
  • Los entrenadores que no han sido futbolistas profesionales son más eficientes ya que haber sido jugador no es garantía de ser buen entrenador.

Aunque los datos son algo arcaicos ya, tras conocerlos, mi opinión personal es que a pesar de que haber sido jugador no garantiza con plenitud ser buen entrenador, se tienen ciertas ventajas y experiencias que después pueden aplicarse al terreno de juego con mayor éxito y facilidad (el mismo estudio admite que hay que tomar este resultado con cautela); y que el cambio de entrenador siempre supone una renovación de pilas y un mirar al futuro de forma diferente, lo que considero algo positivo.

Para finalizar, sólo destacar que la presión que desde ya atañe al mago del balón no es poca, pero cuenta con el respaldo y la confianza de la familia madridista, un importante pilar para todo lo que le espera de aquí en adelante. Veremos si ahora pone en marcha lo aprendido a lo largo de los años y no defrauda al ambicioso público merengue al que sólo le vale ganar.

 Recursos electrónicos:

http://www.ladeport.com/noticia/1373/zidane-nuevo-entrenador-del-real-madrid-/#.VovOBfnNzIU  [1]

[PDF] Eficiencia en el deporte: Entrenadores en la Primera División del fútbol español 2009-2011 [2]

http://deportes.elpais.com/deportes/2016/01/04/actualidad/1451923171_733379.html

http://www.sport.es/es/noticias/real-madrid/asi-sera-zinedine-zidane-como-entrenador-del-real-madrid-4793442

Anuncios