Subvenciones y clubes de fútbol (Alemania)

Autor: Cristina Alonso Teixeira (MBA Deporte Universidade de Vigo)

Tras analizar la sanción por parte de la Comisión Europea a varios clubes de las ligas españolas de primera y segunda división, vamos a ver qué sucede fuera de nuestras fronteras con el dinero público y los clubes de fútbol. En concreto en este pequeño análisis vamos a ver qué ocurre en Alemania. Antes de comenzar decir que no solo se financia con dinero público el fútbol (sea vía subvenciones, cesión de terrenos u otras modalidades) pero si es el que más noticias acapara.

La liga alemana, presume de estadios llenos (tabla 1) y no sin razón –en parte– no nos vamos adelantar y vamos empezar por el principio. Las ayudas públicas, entiéndase hacia el futbol, en Alemania son algo “normal” o por lo menos más aceptado públicamente que en otros países.

Tabla 1: Media de espectadores en las tres grandes ligas europeas.

Liga Media de espectadores
Bundesliga (Alemania) 42.421
Premier (Inglaterra) 36.452
La Liga (España) 28.168

Fuente: Elaboración propia a partir DPA (2016).

En el caso de la Bundesliga, la financiación pública al futbol principalmente se hace a través de la construcción de estadios y posterior cesión de los mismos a los clubs. El boom en la construcción de estadios tuvo su inicio en la celebración de la XVIII edición de la Copa Mundial de Fútbol en el año 2006. Dicha construcción no ha parado ahí, sino que se ha mantenido hasta la actualidad, construyendo grandes estadios para equipos militantes en divisiones diversas.

La construcción de nuevos estadios en Alemania no está muy bien planificada, lo que hace que la mayoría nazcan como proyectos con un potencial fracaso en la gestión económica. Para ver de manera clara lo anterior no hay nada mejor que poner un ejemplo real: El estado Federal de Baviera y la ciudad donde juega el equipo de futbol SSV Jahn Regensburg financiaron la construcción del estadio de este equipo, de 3ª División (año 2015), que costó 53 millones de euros. Con una media de 3900 espectadores por partido se construye un estadio cuya capacidad es de 15224 asientos. Sin ir más lejos ¿qué va hacer el club para ocupar los 11324 asientos restantes en las siguientes temporadas? Recordando que un estadio tiene costes fijos (mantenimiento, limpieza…) ¿no creéis que la gestión será complicada?

Pues sí, efectivamente, ha sido un desastre hablando en términos económicos. Desde 2015 hay un déficit de 3M€, por temporada, simplemente teniendo en cuenta los costes operativos. Pero esto simplemente es un ejemplo de los muchos que hay. Muchos de estos clubs con estadios sobredimensionados (sea de quien sea la culpa de la planificación) no solo tuvieron o tienen déficit, sino que hay algunos que han tenido que declararse insolventes.

Podemos pensar que el “dueño” del club (mediante concesión) es el último responsable en cuanto a mala gestión de las finanzas, nada más lejos de la realidad, el estadio está construido por fondos públicos. Por tanto ¿Qué sucede cuando el club es insolvente o hay problemas financieros graves? En el caso analizado el estadio está financiado por impuestos de todos los habitantes de Alemania y doblemente por los ciudadanos de Baviera. Una vez se declara la insolvencia, los estados federales (el sector público) tiene que “ayudar” a mejorar la situación. ¿Cómo se suele hacer? Mediante el aplazamiento de alquileres al club o incluso ayudando económicamente a dicha entidad. Por tanto, existe un doble desembolso de fondos públicos para el futbol. En definitiva, se convierte en un bucle de desembolso de fondos muchas veces no recuperables.

La opinión que podamos tener cada uno al respecto de la utilización del dinero público creo que es la mejor conclusión que podemos dar a este pequeño análisis. Para finalizar, que no concluir, os quiero dejar una frase para reflexionar: las ayudas públicas ligadas a salvar productos (en los eventos deportivos: el espectáculo) que ofrecen algo más (por ejemplo: sentimientos) no suelen estar mal vistas por un porcentaje alto de la ciudadanía.

 

Referencias:

Diez, F & Mullor, P. (2016). Las ayudas públicas en el fútbol alemán. DxT. Recuperado de: http://www.revistadxt.com/

DPA. (2016). Bundesliga: mejor media de espectadores en estadios. Diario AS. Recuperado de: http://futbol.as.com/futbol/2016/07/21/internacional/1469104398_393634.html

Anuncios

Una estrella basada en la fiabilidad alemana

Corría el minuto 112 de la prórroga cuando Mario Götze, tras un centro de Schürrle, batía al portero argentino para dar la cuarta estrella mundialista a Alemania. Después de 64 partidos, el capitán Philipp Lahn levantaba al cielo de Río de Janeiro la copa que todo jugador desde niño desea ganar.

La victoria de la Alemania supuso la victoria del equipo por encima de las individualidades. Los Müller, Kroos, Neuer y compañía fueron durante todo el torneo un bloque difícil de superar en el que cada uno desempeñó su papel a la perfección. La pregunta que se plantea es saber si esta sinfonía grupal puede tener una raíz económica, y la respuesta es clara, sí.

Según Transfermarkt, la selección germana fue la segunda selección más valiosa del  Mundial con 538 millones de euros. Por su parte, la selección argentina poseía un valor de mercado de 388,5 millones de euros. Basándonos en estos datos, y antes de la final, la victoria alemana parecía segura.

En los últimos años se ha ido imponiendo la premisa de que el equipo que controle el centro del campo controla el partido. El Barcelona de la era Guardiola o la selección española de Aragonés y Del Bosque son claros ejemplos de esta filosofía. Es en este contexto donde aparece la selección alemana como el equipo más equilibrado y estable del Mundial en las cuatro zonas del campo en cuanto al valor de sus futbolistas.

Desmenuzando cada selección finalista en función de la posición de los jugadores en el campo, se pueden analizar los puntos fuertes y débiles de ambos contendientes.

 Figura 1. Valor de mercado temporada 2013/2014 (millones de €)

Ilustración 1 (1)

Fuente. Elaboración propia a partir de Transfermarkt

A la vista de los resultados se aprecia que los porteros, defensas y centrocampistas alemanes cotizan al alza, pero no así sus delanteros. Argentina supera únicamente al combinado europeo en la parcela atacante, puesto que sus delanteros tienen un valor de mercado de 236 millones de euros. Esta cifra resulta un poco engañosa ya que Messi representa el solo el 30,88% del valor de la delantera sudamericana, sin contar además de que la albiceleste cuenta con un mayor número de atacantes.

Figura 2. ¿Quién vale más? (millones de €)

Ilustración 2.1

Ilustración 2.2 (1)

Fuente. Elaboración propia a partir de Transfermarkt

Como se mencionó anteriormente, la esencia del fútbol actual está en el mediocampo, y en esa zona del terreno de juego donde Alemania es netamente superior a Argentina. La razón de una superioridad tan notoria radica en los 202 millones de euros que hay de diferencia entre una selección y otra. Si contabilizamos todos los jugadores del centro del campo de ambos equipos, Alemania tiene entre sus filas a los seis más valorados.

Es posible que todos estos argumentos no expliquen el resultado de un partido de fútbol o el devenir de un campeonato, pero la famosa frase de Gary Lineker, “el fútbol es un juego que inventaron los ingleses: 22 hombres persiguen un balón durante 90 minutos y, al final, los alemanes siempre ganan”, tiene una base empírica si se tienen en cuenta los datos expuestos.

 Autor: Carlos Gómez Barge