Deporte, salud y sector público


Autor: Alejandro Feijoo López (MBA Deporte Universidade de Vigo)

El deporte (en su concepto global y el ejercicio saludable más concretamente) debería tener un papel fundamental en la sociedad, principalmente por los beneficios en materia de salud (Pate et al., 1995; Warburton, Nicol, & Bredin, 2006) que este puede aportar, tanto a nivel personal como en el conjunto del colectivo social.

No es de extrañar pues, que todos los organismos y estamentos europeos y nacionales se suban al carro de la promoción y la puesta en valor de los beneficios del mismos (Comisión Europea, 2007; Consejo de Europa, 1992; “Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte”; “Ley 3/2012, de 2 de abril, del deporte de Galicia”) a través de leyes, comunicados, cartas y demás declaraciones. Sin embargo, de la misma manera que las instituciones públicas emplean la buena imagen de la inauguración de instalaciones (véase las famosas fotos en las rotondas, aeropuertos, instalaciones, etc…) el hecho de sumarse a la promoción deportiva, queda muy bonito en el expediente político y da buena imagen en los medios; aunque en la realidad, la voluntad por el cambio acaba llegando de los estamentos más bajos en cuanto a poder político, mientras las altas esferas no tiene al deporte orientado hacia la salud entre sus prioridades.

Pese a lo anterior, la realidad social es que nos encaminamos a un país sedentario y obeso (Consejo Superior de Deportes, 2016; OMS, 2016), que existe una demanda por parte de la población de esos beneficios asociados al deporte saludable y que el hecho de no manifestarse dichos beneficios produce un gran impacto en la calidad de vida de la población y repercute directamente en el gasto sanitario del sector público (Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, 2016; ISCA, 2015; Katzmarzyk & Janssen, 2004; Pratt, Norris, Lobelo, Roux, & Wang, 2014; Secretaria General de l’Esport, 2006).

En esta realidad también es tangible la masa de profesionales del sector deportivo cualificados para desarrollar un papel que otorgue dichos beneficios a la población y que en un porcentaje altísimo (por no decir el 100%) se ven orientados al sector privado, con la consecuente infravaloración y explotación que este propone; contando con la venia de las autoridades públicas y en beneficio del empresario de turno, siendo una vez más los afectados los propios ciudadanos.

Desde mi humilde punto de vista, el éxito de las propuestas a las que tanto se afanan en adherirse los organismos públicos, vendrá dado por la capacidad de integrar en el sector público a los profesionales que cumplan una demanda real, como es la necesidad de la práctica deportiva saludable para contrarrestar los efectos del sedentarismo y los malos hábitos alimentarios; siendo capaces de organiza una estructura que integre a los profesionales del deporte y los coordinándolos con el trabajo multidisciplinar del resto de profesionales que tiene cuestiones en común con la salud del paciente, otorgando de esta forma los beneficios del deporte a la masa social en su conjunto, sin que esta tenga que depender del beneficio que empresas privadas puedan obtener de su servicio.

Señores, los efectos del ejercicio (Haskell et al., 2007; Kannel et al., 1979) saludable son incuestionables, así como lo son los efectos del sedentarismo y los malos hábitos alimentarios(Biolo et al., 2005; Blair & Brodney, 1999). En la medida que el sector público se dé cuenta que es una demanda real y que es una obligación de este sector el cubrirla y garantizarla a toda la población, avanzaremos como sociedad en materia de salud.

 

Referencias

Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte. (2016). Actividad física y prevalencia de patologías en la población española.

Biolo, G., Ciocchi, B., Stulle, M., Piccoli, A., Lorenzon, S., Dal Mas, V., … Guarnieri, G. (2005). Metabolic consequences of physical inactivity. Journal of Renal Nutrition, 15(1), 49–53.

Blair, S. N., & Brodney, S. (1999). Effects of physical inactivity and obesity on morbidity and mortality: current evidence and research issues. Medicine and Science in Sports and Exercise, 31(11 Suppl), S646-62.

Comisión Europea. (2007). Libro Blanco del Deporte.

Consejo de Europa. (1992). Carta Europea del Deporte.

Consejo Superior de Deportes. (2016). Anuario de estadísticas deportivas.

Haskell, W., Lee, I.-M., Pate, R., Powell, K., Blair, S., Franklin, B., … Bauman, A. (2007). Physical Activity and Public Health: Updated Recommendation for Adults From the American College of Sports Medicine and the American Heart Association. Circulation, 116.

ISCA. (2015). The economic cost of physical inactivity in Europe. Centre for Economics and Business Research.

Kannel, W. B., Sorlie, P., A, K., Walker  SH, D. D., T, G., Hunter  JD, N. E. H. J. et al, … Morris  JN, C. M. (1979). Some Health Benefits of Physical Activity. Archives of Internal Medicine, 139(8), 857.

Katzmarzyk, P. T., & Janssen, I. (2004). The Economic Costs Associated With Physical Inactivity and Obesity in Canada: An Update. Canadian Journal of Applied Physiology, 29(1), 90–115.

Ley 10/1990, de 15 de octubre, del Deporte. (1990). BOE Núm. 249.

Ley 3/2012, de 2 de abril, del deporte de Galicia. (2012). DOG Núm. 71.

OMS. (2016). Obesity and overweight. World Health Organization.

Pate, R. R., Pratt, M., Blair, S. N., Haskell, W. L., Macera, C. A., Bouchard, C., … King, A. C. (1995). Physical activity and public health. A recommendation from the Centers for Disease Control and Prevention and the American College of Sports Medicine. JAMA, 273(5), 402–7.

Pratt, M., Norris, J., Lobelo, F., Roux, L., & Wang, G. (2014). The cost of physical inactivity: moving into the 21st century. Br J Sports Med, 48, 171–173.

Secretaria General de l’Esport. (2006). Estudio del impacto economico de la practica deportiva en el gasto sanitario. Atlas Sport Consulting.

Warburton, D. E. R., Nicol, C. W., & Bredin, S. S. D. (2006). Health benefits of physical activity: the evidence. CMAJ : Canadian Medical Association Journal = Journal de l’Association Medicale Canadienne, 174(6), 801–9.

Anuncios

Autor: MBA Deporte

MBA impartido en la Facultad de Ciencias Empresariales y Turismo del Campus de Ourense. Único programa oficial de posgrado sobre esta temática en Galicia y uno de los pocos en España. Incluído en el Top20 del Ranking Mundial de Masters en Sport Management elaborado por Sport Business International.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s