DEPORTE FEDERADO: QUO VADIS?


Autor: Patricio Sánchez (SETrg & GEN)

logodeportesPocos sectores como el deporte han experimentado un crecimiento y diversificación semejante a lo largo de las dos últimas décadas.  La generalización de la práctica deportiva y la socialización de sus actividades han hecho del fenómeno deportivo una auténtica industria con un futuro prometedor.

Este imparable dinamismo de todas la dimensiones deportivas acarrea inevitables consecuencias que hacen que algunos de los pilares sobre los que se sustentaba el deporte se encuentran hoy en día en entredicho.  Es este el caso del conocido como deporte federado que se basa en la existencia de un ente regulador, organizador y promotor (las federaciones deportivas).  Hasta hace poco tiempo era impensable realizar alguna actividad deportiva considerada “de nivel” sino era bajo el auspicio federativo.  En muy poco tiempo, la realidad ha evidenciado situaciones bien diferentes, sobre todo en lo referente al deporte popular y de aficionados donde proliferan, cada vez más, eventos deportivos que se desmarcan del control federativo.

En nuestro entorno, las autoridades públicas han sido conscientes de esta circunstancias y así, por ejemplo, la nueva ley del deporte de Galicia contempla de manera explicita esta circunstancia al hablar de eventos deportivos “aquellas actividades deportivas organizadas al margen de las federaciones deportivas y del resto de organizadores de competiciones oficiales”.  Las empresas de servicios y de ocio amplían su oferta de actividades y en ellas es muy frecuente que el deporte juegue un papel fundamental.  Todo esto lleva a que el público destinatario sea cada vez más exigente y el propio mercado, mediante un perfecto mecanismo darwiniano de selección, se encarga de evidenciar las actividades deportivas de interés y las que no.

Llegados a este punto, cabe preguntarse cuál debe ser el papel de las federaciones deportivas en este escenario. ¿Cuál es el futuro inmediato que les espera? ¿Cómo deben responder a las demandas de esos usuarios deportivos cada vez más exigentes? ¿En qué posición las va a dejar el mercado?

Pues bien, como firme defensor del papel que las federaciones deben jugar en la organización institucional del deporte creo importante señalar una serie de aspectos imprescindibles para la modernización y adaptación a estas nuevas reglas del mercado.  De su cumplimiento (o no) dependerá su propia continuidad y existencia, concretándose en los tres requisitos siguientes:

  • excelencia técnica
  • diversificación del mercado
  • autonomía económica

A la hora de “competir” en la nueva realidad deportiva, el principal potencial que pueden exhibir las federaciones es ser los mejores en todo aquello que tenga que ver con la práctica deportiva.  Esa debe ser su principal fortaleza y para ello el punto de partida debe ser un refuerzo de actividad formativa para constituirse en el principal referente para el aprendizaje e instrucción de cualquier modalidad deportiva. La investigación e innovación (como en cualquier sector empresarial) debe estar presente de manera muy notable y esto debe verse completado con un aprovechamiento inteligente del know-how adquirido a lo largos de los años de la existencia federativa. En este sentido cabe señalar que la principal herramienta con la que cuentan son los eventos deportivos (a cualquier nivel) y que, por tanto, deben contemplarse y concebirse como herramientas empresariales (y no solo como una obligación deportiva).Otras estructuras federativas con tradición y prestigio tales como los comités arbitrales, las comisiones de dopaje o las escuelas de entrenadores tienen que ser imbricadas en esta nueva concepción aprovechando las oportunidades que le puedan suponer.

El segundo requisito a señalar pone de manifiesto la necesidad de salir o moverse de la cómoda posición conformista que resultaba válida hasta hace no mucho tiempo. Como se señaló con anterioridad, las demandas del mercado se diversifican cada vez más al tiempo que se hacen más complejas.  Esto precisa ser capaz de dar respuesta a estas necesidades con una oferta complementaria que incluya, cuando lo sea preciso, servicios más allá de la práctica deportiva: salud, ocio, recreación, formación, etc.  Y esta diversificación también debe darse dentro la propia oferta deportiva considerada más tradicional.  No se está hablando aquí de nada extraño y tenemos ejemplos cercanos que son buena muestra de lo aquí comentado.  Es este el caso de la segmentación de la licencia deportiva a las necesidades del mercado.  Hoy por hoy la tradicional licencia deportiva de una temporada no resulta válida para muchos demandantes de actividad deportiva y, por ello, es preciso hablar productos del estilo de licencia de día o licencias internacionales.

Finalmente, pero no por ello menos importante, toda esta nueva concepción debe verse reflejada en la salud financiera del ente federativo.  Sin lugar a dudas, el soporte económico por parte de los poderes públicos se verá reducido y las federaciones deben buscar recursos más allá de las arcas municipales, autonómicas o estatales.  El objetivo económico de la autofinanciación no debe ser contemplado como una quimera y los ingresos deben provenir mayoritariamente de sus actividades propias o de la generación de ingresos atípicos. La subvención pública tiene que pasar a ser algo complementario o residual en términos de financiación y para ello nuevamente aquí es necesario contemplar la vertiente económica y empresarial del deporte.  En esta línea, como apunta Javier Sobrino, resulta imprescindible incorporar criterios financieros a la gestión del día a día y establecer procesos de planificación estratégica a nivel federativo.

Ésta es la realidad presente y futura del entramado del deporte federado (y no federado), nos guste o no.  En la medida que nos apuremos a ser conscientes del mismo, a conocer sus necesidades, a aprovechar sus ventajas y a reducir sus inconvenientes, estaremos en mejores condiciones de hacer frente a los apasionantes retos que le aguardan.  Está en la mano de las federaciones deportivas su futuro y, por tanto, a ellas les corresponde guiar su destino y el todos aquéllos que, como yo, creen que el importante rol que pueden jugar.

Anuncios

Autor: MBA Deporte

MBA impartido en la Facultad de Ciencias Empresariales y Turismo del Campus de Ourense. Único programa oficial de posgrado sobre esta temática en Galicia y uno de los pocos en España. Incluído en el Top20 del Ranking Mundial de Masters en Sport Management elaborado por Sport Business International.

12 comentarios en “DEPORTE FEDERADO: QUO VADIS?”

  1. Felicidades por el artículo Patricio, estoy totalmente de acuerdo en que hay que proteger y defender la figura de las federaciones deportivas a través de los mecanismos que has expuesto. Sólo una matiz personal: cambiaría la palabra “competir” en la nueva realidad deportiva por “sobrevivir” en ella. Pienso que debido al entorno dinámico y cambiante en el que cada vez mas se está desarrollando el sector deportivo, ser los mejores ya no es una simple condición sino una auténtica necesidad.

    Me gusta

    1. Gracias María, tienes razón en que es mejor término el que tú propones. Lo único que puede justificar al mio es que resulta más habitual en nuestra práctica deportiva. Saludo

      Me gusta

  2. Muy interesante el artículo Patricio. Es una reflexión que conviene hacerse desde todos los ámbitos. Lo cierto es que las federaciones deportivas intentan introducirse o captar este tipo de deporte no reglado, entre otras cosas por razones económicas, pero su crecimiento es tan enorme que no alcanzan a tener una incidencia significativa. Este fenómeno ha generado una industria del deporte, en la que las federaciones, por su propia razón de ser (entidades sin ánimo de lucro,como concepto), no se encuentran cómodas. Pero creo que deberán reorientar sus objetivos para acoger también este tipo de practicas, por otro lado entiendo que necesario e incluso deseable por parte de los propios practicantes para disponer de una referencia única en todos los aspectos.

    Me gusta

  3. Profesor Patricio,
    Una mirada reflexiva al devenir de las federaciones que es aplicable en diversos territorios, el nuestro por ejemplo (Colombia) se encuentra en debate por reformas a la Ley del Deporte, a la Ley de Educación Física y en búsqueda de proyección para las titulaciones, es por ello su pertinencia para el momento actual, es una invitación al devenir y continuo crecimiento del sector. ¡¡¡Excelentes planteamientos¡¡¡

    Me gusta

    1. Gracias Juan Carlos. no pretendía ser tan ambicioso como para saltar a la escena internacional pero está claro que muchos de nuestros problemas se repiten en todas las latitudes.
      Saludo

      Me gusta

  4. Está clarísimo. Imprescindible visión. Abundaría en la necesidad de saber coordinar las oportunidades de la red del deporte federado con la búsqueda de sinergías a nivel regional-nacional y nacional-regional para el beneficio del sistema deportivo en general, abanderando obligatoriamente una integración de buenas prácticas en materia de inclusión, de innovación social y de marketing

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s